De pretensiones a resultados

De pretensiones a resultados

571
0
Compartir

Por Marlium Jamir Pérez para www.todosesupo.com

I. Pretensiones: del servilismo a las funciones

Una palabra es diferente de un concepto. Una cosa es llamar bastardo al amigo del alma y otra cosa es decírselo al hijo, así en ambos casos se haga entre risas. Una cosa es el médico refiriéndose a la gonorrea como una patología del paciente y otra cosa es que la abuela lo salude a uno con la misma palabra, pero como adjetivo. Del mismo modo, no es lo mismo hablar de niños que de población infantil, de menores de edad, de infantes, de población pediátrica, de pequeños demonios, de prolongación de la existencia o de crías de homínidos carentes de pelaje. A veces no hay suficientes palabras para expresar un concepto y a veces hace falta crear nuevos conceptos pese a las palabras, ya sea valiéndose de ellas o de barbarismos.

Sin duda, la lectura cumple muchas funciones sociales, culturales, biológicas… pero eso es diferente a pedirle a la lectura que sirva para algo (y menos aún, para algo específico) que es una costumbre primordialmente política. Pedirle a la lectura que esté al servicio de la política es un insulto contra sus múltiples funciones. Más aún cuando la manera de hacerlo es adjudicándole funciones que es probable que cumpla, pero que no necesariamente debe cumplir.

Al proyecto que la Fundación Casa de la Cultura ha decidido bautizar como «ACCIONES PARA IMPULSAR Y FOMENTAR LA LECTURA EN VOZ ALTA Y UTILIZACIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS» no se le debería exigir que saque a los niños de las situaciones conflictivas que los acechan (sustancias psicoactivas, factores económicos, disfuncionalidad familiar, dificultades escolares…). Al fin y al cabo, ¿cuántos grandes pensadores se han librado de estas asechanzas y/o acechanzas? ¿Cuántas grandes biografías son precisamente grandes por la hostilidad en que caminan? Siempre una vida trágica, una idea perseguida, torturada u obligada a retractarse, un amor angustioso, una dependencia al licor o a algún psicofármaco. Es sabido, por ejemplo, que los grandes escritores han sido grandes fumadores aunque no todos los fumadores hayamos podido ser grandes escritores; es sabido que las grandes personalidades están ligadas a una patología aunque no todos los diagnosticados seamos grandes personas. En una palabra: la lectura no está al servicio de los poderes porque tiene sus propias funciones. Sus propias pretensiones.

II. Resultados no esperados

Beatriz es la madre de dos niños que asisten cada sábado a las actividades de lectura en voz alta que imparten los talleristas vinculados al proyecto mencionado. Se muestra muy entusiasmada de poder compartir lo que ella a veces llama «experiencia», a veces «testimonio». Los niños han tenido dificultades para interactuar; hecho que se ha aleado y aliado con dificultades familiares y de otras índoles.

Esto los estaba volviendo mucho más vulnerables al acoso escolar y, por supuesto, su personalidad estaba manifestando signos de deterioro en las exigencias académicas, pero además —y más importante aún— en sus habilidades sociales como por ejemplo la interacción.

Beatriz es enfática en decir que no accedió fácilmente a permitir la asistencia de los niños a las actividades semanales, pero además deja saber que cuando finalmente lo hizo, no lo hizo esperando exigir resultados relacionados particularmente con la problemática que ya se empezaba a tornar familiar. No, ella se había logrado convencer de que no estaba mal que los niños pasaran un tiempo con otros niños aprendiendo y sociabilizando.

La notable recuperación de las habilidades sociales y cognitivas de los niños no le deja de asombrar y relata detalladamente cómo se han ido transformado sus creencias y prácticas: no sólo porque ella misma ya ha bajado la guardia frente a temores, se podría decir, infundados, sino además porque a los niños «ya no les da miedo salir a exponer o leer delante de los otros compañeritos».

El concho: Mi maestro, Renán Silva, decía que la actividad académica tiene tan poco valor en nuestra sociedad, que un ama de casa perfecta y legítimamente le puede exigir a su hijo que «haga algo» cuando lo ve simplemente leyendo.

Al proyecto ACCIONES PARA IMPULSAR Y FOMENTAR LA LECTURA EN VOZ ALTA Y UTILIZACIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS no se le debería exigir que saque a los niños de las situaciones conflictivas que los acechan... Imagen para www.todosesupo.com
Al proyecto ACCIONES PARA IMPULSAR Y FOMENTAR LA LECTURA EN VOZ ALTA Y UTILIZACIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS no se le debería exigir que saque a los niños de las situaciones conflictivas que los acechan… Imágenes del autor para www.todosesupo.com
Marlium Jamir Pérez
Marlium Jamir Pérez

Marlium Jamir Pérez Estudiante de sociología, miembro de «Colombianos/as por la paz» y del comité ideológico de «Juventud Liberal Socialdemócrata» (JLS). Exmiembro del Parlamento Nacional de Juventudes Liberales.

MinCultura

casadelacultura

 

Facebook: @MinisterioCultura

Twitter: @mincultura

Instagram: @Mincultura