Padre José Oyón Ordóñez, toda una vida en Yumbo

(Nuestro homenaje a este buen hombre. Infinita gratitud; falleció este sábado 22 de julio).

Por Juan de Dios Vivas-Satizábal.
El 19 de marzo de 1932 nació en España José Oyón Ordóñez. Recién ordenado como sacerdote se dedicó a cruzar el océano Atlántico a bordo del barco Cabo de Hornos de la compañía Ibarra Española del que era el capellán.

El contacto del joven sacerdote con América se dio cuando llegó a los puertos de Río de Janeiro, Santos, Montevideo y Buenos Aires donde permanecía siete días y se retornaba para Europa, pero nunca le pasó por la mente que algún día estaría trabajando en la lejana Colombia, en Yumbo, un lugar del que nunca había tenido noticias de su existencia.

Cuenta el padre Oyón que lo único que hacía en el barco, fuera de celebrar la Eucaristía en la mañana, era jugar cartas en las noches con el capitán, el médico de la tripulación y cuatro o cinco más. Ese ritmo de vida a sus treinta años lo cuestionó, y en una de las paradas en la Argentina visitó a unos sacerdotes españoles, motivándose por trabajar en Latinoamérica. Se vinculó, pues, a la obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana.

Cierto día el director de la obra le manifestó al padre Oyón que monseñor Alberto Uribe Urdaneta, obispo de la Diócesis de Santiago de Cali en Colombia, había pedido unos sacerdotes para Yumbo. El padre Oyón cuenta que le dijo a su director que igual le daba irse para cualquier parte.

Por entonces, el 2 de septiembre de 1962, había llegado a Yumbo como párroco el sacerdote español Libino Arjona, quien además era el capellán de la naciente empresa Propal S.A. Luego llegarían a colaborarle los también españoles José Pérez de Albéniz y José Oyón Ordóñez. Fue para ellos llegar a una tierra completamente desconocida, aunque en su tierra natal con clases de antropología los quisieron preparar para cuando llegaran a Latinoamérica, se encontraron con una realidad muy distinta.

A estos tres sacerdotes españoles les correspondió implementar las innovaciones mandadas por el Concilio Vaticano II. Se pasó de las celebraciones en latín a la lengua vernácula; el Altar Mayor en mármol, orgullo de los yumbeños, pasa a ser una sobria Piedra Santa; las imágenes de los santos son bajadas de sus nichos, todo acorde con lo preceptuado por los obispos en procura de que la feligresía no sufriera desviaciones y se lograra la centralidad en el Sacrificio de Cristo.

Yumbo en los años sesenta ya presentaba el crecimiento demográfico generado por la industrialización. A estos sacerdotes españoles les correspondió atender a la cada vez mayor feligresía, siendo importante el hecho de que no sólo estaban interesados en la fe católica sino en que la cada vez creciente población de Yumbo tuviera condiciones dignas de vida. Esa fue la razón por la cual el padre Libino se inquietó por la falta de colegios para los niños yumbeños, previendo que con la llegada de las empresas arribarían también muchas personas.

Para la construcción del colegio parroquial, los curas españoles compraron las casas aledañas al templo del Señor del Buen Consuelo. Con la participación de la comunidad y el apoyo de la administración municipal, empezaron los trabajos, sobre todo las mingas de los fines de semana en las que como un obrero más el padre José Oyón Ordóñez se arremangaba y voleaba parejo pala y carreta.

El padre Oyón en 1963 fue nombrado cura párroco, cargo que desempeñó hasta 1968. En compañía de los sacerdotes Ángel Rodríguez y Jesús Surbano, continuó con la obra iniciada junto al padre Libino Arjona y el padre José P. de Albéniz, quienes partieron de Yumbo en 1963.

Además de continuar con la construcción del ya establecido colegio parroquial San Francisco Javier, el padre Oyón siguió animando a las comunidades de los barrios Uribe Uribe y Simón Bolívar para que también tuvieran sus centros de cultos, las nacientes capillas de San José Obrero y San Antonio María Claret, que con el paso de los años se convertirían en la segunda y tercera parroquias del municipio de Yumbo. Fue el párroco de Yumbo hasta julio de 1968.

Se va, pero regresa a Latinoamérica
Cuando cumplió su tiempo en América, el padre Oyón regresó a España en la idea de estar con su familia unos tres meses propósito que no cumplió. A través de un primo hermano jesuita conoció a unas monjas venezolanas que le invitaron a trabajar en su país. Sin pensarlo resultó instalado de nuevo en América, en el estado Trujillo, Venezuela.

El jueves 22 de agosto de 1968 el papa Pablo VI llegó a Bogotá. Ese hecho marcó el regreso del padre Oyón a Colombia. En casa de un médico español casado con una venezolana vio el arribo de su Santidad, cuando besó tierra colombiana y recibido por el presidente de la República Carlos Lleras Restrepo, el alcalde de Bogotá Virgilio Barco Vargas, el cardenal arzobispo de Bogotá Luis Concha Córdoba, el administrador apostólico de la arquidiócesis de Bogotá Aníbal Muñoz Duque y miles de colombianos apostados a lado y lado de la vía por donde transitó el papa.

Aquella mañana el padre Oyón no pudo evitar la emoción hasta las lágrimas porque sentía cercana la visita del papa y porque había participado en las reuniones preparatorias del XXXIX Congreso Eucarístico Internacional y de la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, hechos que motivaron la visita de Pablo VI a Colombia.

En vista de esto, su compatriota le sugirió que fuera hasta Colombia, cosa que así hizo. De visita en nuestro país, el padre Oyón fue a saludar de cortesía a monseñor Alberto Uribe Urdaneta a quien le contó que estaba trabajando en Venezuela. El obispo le dijo: Tú eres de la diócesis nuestra, y te tengo un puesto en el Sena. Piénsalo, pero vete enseguida…

El padre Oyón regresó y siguió vinculado con la comunidad yumbeña, hasta el punto de que se radicó en Mulaló. Hoy por hoy él se siente mulaleño, y así lo ratifica Abelardo Tello García quien acompañó al padre Oyón por más de treinta años en su labor pastoral por todas las veredas de nuestro municipio. Dice el padre Oyón que con motivo de sus bodas de oro sacerdotal viajó a España en el 2004, pero se sintió extraño y añoraba a su Mulaló.

Hoy día, cuando se trasiega el segundo decenio del Siglo XXI, el padre José Oyón Ordóñez, pensionado en el SENA y ya retirado de sus responsabilidades eclesiásticas, siendo sacerdote hasta que muera, sigue radicado en Mulaló, una tierra que aprendió a querer como si en ella hubiera nacido, y donde sus habitantes siempre lo recordarán y lo querrán como si fuera uno de ellos; aunque en realidad el tío José terminó siendo un mulaleño más…

 

En Yumbo, ¿parque Uribe Uribe o Alfonso López Pumarejo?

Por Juan de Dios Vivas-Satizábal para www.todosesupo.com.
Lo que antiguamente se conocía como La Chanca es lo que hoy conocemos como el barrio Uribe Uribe de Yumbo. De esa manera los yumbeños, y de manera especial los chanqueños que en su mayoría eran liberales, quisieron rendir un homenaje al político liberal y destacado estratega militar Rafael Uribe Uribe.

Rafael Uribe Uribe, apóstol, paladín y mártir de la República, como se le llama en su monumento en el Parque Nacional de Bogotá, Foto www.todosesupo.com
Rafael Uribe Uribe, apóstol, paladín y mártir de la República, como se le llama en su monumento en el Parque Nacional de Bogotá, Foto www.todosesupo.com

Uribe Uribe, apóstol, paladín y mártir de la República, como se le llama en el monumento erigido en su memoria en el Parque Nacional de Bogotá, había nacido en Antioquia, pero desde niño residió en Buga. El jueves 15 de octubre de 1914, de camino al Congreso, Rafael Uribe Uribe fue atacado a golpes de hachuela por los obreros Jesús Carvajal y Leovigildo Galarza. Sobrevivió a muchas batallas, pero de estas graves lesiones no se libró, muriendo cuando apenas empezaba el día lunes 26, once días después del atentado.

Como lo reseñan los historiadores, sin lugar a dudas, Rafael Uribe Uribe fue una de las grandes figuras de la vida nacional de finales del siglo XIX y principios del XX. Fue un mártir de la intolerancia política, sacrificado por sus ideales políticos, como antes lo habían sido Antonio José de Sucre y Julio Arboleda, y como después lo serían Jorge Eliécer Gaitán, Jaime Pardo Leal, Luis Carlos Galán Sarmiento, Bernardo Jaramillo Ossa, Carlos Pizarro León-Gómez y muchos otros que están en el anonimato.

Los yumbeños, finalizando la primera mitad del siglo XX, quisieron entonces que la memoria de Rafael Uribe Uribe no quedara en el olvido, lo que tampoco habría de pasar con el presidente Alfonso López Pumarejo, el mismo de la Revolución en Marcha, por eso el parque construido en lo que antiguamente era la plaza de Zacarías, lleva su nombre.

Los actos de inauguración…
Según relata don Alberto Mendoza Mayor en su libro Memorias de Yumbo, el parque Alfonso López Pumarejo fue inaugurado el 20 de julio de 1960 en el marco de las fiestas patrias por el Sesquicentenario del Grito de Independencia, aunque ya desde muchos antes la gente estaba interesada en que se construyera dicho parque, pero no había existido la voluntad en la administración pública para llevar a cabo tal cometido.

El entusiasmo que generó la celebración de la fiesta patria de la Independencia Nacional, aunado a la presencia de personas cercanas a La Chanca en el cuerpo legislativo local como lo fueron Germán Costaín, Eulogio Salcedo, Agustín Sepúlveda y otros que sin ser del Uribe, pero que tenían sus afectos en este sector, hicieron posible que el sueño postergado de los chanqueños fuera una realidad. El Concejo municipal delegó en Ernesto Lenis Díaz, concejal para la época, el diseño del parque, y con la ayuda de su primo Fabio Lenis Satizábal, realizó el trazado de este espacio público.

Cuentan los de mayor edad que el día de la inauguración fue algo sensacional. Para entonces había un kiosco en el que la gente estuvo bailando y en la calle hubo pato colgado al frente de la casa de Justino Sepúlveda y por la calle diez pasaban raudos los caballos con los jinetes tratando de arrancarle la cabeza al plumífero. Me parece oír la canción de moda: estaba en su apogeo ese disco que lo han vuelto a sacar ahora: Si la vieran como anda, con la misma ropa anda y ya se está poniendo flaca… Y eso era todo el mundo bailando y lo repitieron hasta tarde…, con alegría recuerda un anciano sentado en el parque.

Previo al jolgorio, el mismo miércoles 20 de julio de 1960, en la inauguración del busto del presidente Alfonso López Pumarejo que preside el parque, Pedro Nel Ramírez, secretario de gobierno departamental, se dirigió a los asistentes que abarrotaban el nuevo parque. En representación de los habitantes del barrio Uribe habló Pedro Pablo Polanco Becerra, quien impuso al personero municipal, Tomás Urresta Santamaría, una medalla como muestra de gratitud por la obra realizada.

En aquella mañana del 20 de julio de 1960 también habló Luis Carlos Santamaría, quien tomó la vocería de los trabajadores y manifestó la satisfacción del pueblo trabajador por la obra de progreso que significaba el parque y por el merecido homenaje que se le rendía al ex presidente López Pumarejo por su doble condición de conductor político y benefactor de la clase trabajadora. En igual sentido también se dirigió a los yumbeños el representante de la Unión de Trabajadores del Valle, Alfonso Perea.

Transcurriendo el siglo XXI cuenta Héctor Ceballos que después de construido el parque, la administración municipal contrató tres parqueros entre los que se estaba su papá Isaías Ceballos. A Héctor, que para entonces era un niño, le tocaba llevarle los alimentos en un portaviandas porque su papá por estar pendiente de que no fueran a destruir los prados y los jardines ni iba a la casa a comer.

El busto de Alfonso López Pumarejo
Durante muchos años los yumbeños se acostumbraron a ver el busto del presidente Alfonso López Pumarejo ubicado en el centro del parque. Desde un alto pedestal dominaba toda la extensión del parque, y fueron muchos los que a fuerza de pasar frente a él se aprendieron de memoria la célebre frase del presidente Alberto Lleras Camargo con que definió la vida del expresidente liberal: Vivió y murió en acre olor a tempestad…

En la remodelación del parque Alfonso López Pumarejo del barrio Uribe realizada en el 2006, tal pedestal y la frase que sintetizaba la vida del expresidente desaparecieron. Hoy día el busto de López Pumarejo está ubicado en la esquina sur oriental del parque, diagonal al sitio donde en los albores del siglo XX vivió Zacarías Cárdenas, quien había prestado su nombre para que así se llamara la plaza.

En esa esquina está el busto de Alfonso López Pumarejo, sin que haya una referencia a su vida y obra. Solo lo acompaña una placa con la letra del Himno al barrio Uribe Uribe, autoría del chanqueño Campo Elías Mejía Polanco. Ojalá el empeño que pusieron los yumbeños para preservar la memoria del presidente liberal no quede en vano y se le vuelva a mostrar a las nuevas generaciones, al menos con una placa, quiénes fueron Alfonso López Pumarejo y Rafael Uribe Uribe. Mientras tanto, muchos transeúntes siguen pensando que el señor que está sobre el pedestal es Campo Elías…

Después de muchos años el busto fue reubicado en una de las esquinas del parque del barrio Uribe en Yumbo; hoy día muchos no saben de quién se trata. Foto www.todosesupo.com

Capital semilla y acompañamiento para afrodescendientes e indígenas emprendedores en Yumbo

Está abierta la convocatoria a los afrodescendientes e indígenas radicados en Yumbo para que participen en el programa “Mi negocio”, con el auspicio del Departamento de Prosperidad Social, la Alcaldía municipal y la Secretaría de Bienestar Social y Participación Comunitaria.

En articulación con el Programa de Desarrollo Económico, la administración municipal busca que los afrodescendientes e indígenas radicados en Yumbo puedan desarrollar sus ideas de negocio o fortalecer las que ya tengan en funcionamiento. Para tal efecto, los seleccionados participarán en un proceso de preparación, formación, acompañamiento y fortalecimiento de las unidades productivas.

Además del acompañamiento, los afrodescendientes e indígenas emprendedores tendrán capitalización consistente en una inversión de hasta dos millones de pesos en maquinaria e insumos para sus negocios.

El proceso de selección de los beneficiarios del programa “Mi negocio” será este martes 11 de julio, a partir de las ocho de la mañana en el recinto del Concejo Municipal de Yumbo, y el único requisito será que el aspirante se reconozca como afrodescendiente o indígena y vivir en Yumbo. No se requiere pertenencia a algún grupo étnico para poder participar en el proceso de selección.

Fuente: Oficina de Prensa Alcaldía (Astrid Juliana Castañeda, periodista).

El “picaflor” caballo de Epímaco

 

Por Juan de Dios Vivas-Satizábal.
Don Epímaco Quintero, reconocido personaje de La Chanca en el siglo pasado, tenía un escuálido caballo, lleno de magulladuras, de mala figura y de ñapa andariego, que le servía para desplazarse hasta su finca en la orilla del río Cauca.

A Epímaco le gustaba la cocha, y con sus amigos se dedicaba a tomar en las cantinas. Cuando estaba ebrio, cogía la botella de cerveza, le agarraba la barbilla a su bestia, fiel compañero, y, levantándole la cabeza, se la vaciaba para que tomara. El caballo, se fue acostumbrando a que le dieran cerveza.

Cuando don Epímaco lo soltaba por la noche, el caballo salía a recorrer las calles de Yumbo, y donde veía un grupo de personas libando licor se arrimaba para que le dieran cerveza. En el momento en que el caballo se sentía mareado y con sueño, se retiraba del grupo a buscar una pared para recostarse, y se quedaba profundamente dormido.

El caballo de Epímaco, además de gustarle la cerveza, también era de “naturaleza ardiente”, como buen chanqueño y como buen negro, decía orgulloso Epímaco. Fuera de andar por las calles del poblado, también era asiduo asistente a la plaza suelta en lo que hoy día es el parque Belalcázar, que en las horas de la noche era adecuada como encierro para las reses y las bestias callejeras (y aun para las no callejeras, pues había personas del pueblo que en la noche llevaban sus semovientes a pernoctar en la plaza). “Era el cine del pueblo: había que ver los espectáculos que se formaban cuando los animales entraban en calor…”, rememora un venerable anciano.

En la época de Epímaco las familias yumbeñas tenían sus caballos como medio de locomoción. Foto para www.todosesupo.com
En la época de Epímaco las familias yumbeñas tenían sus caballos como medio de locomoción. Foto para www.todosesupo.com

Una madrugada don Epímaco, alistándose para ir a la finca, notó la ausencia de su caballo en la pesebrera de su casa. Imaginó que su equino por andar buscando cerveza y yeguas le había cogido la noche y se había quedado en la plaza. Al ver que pasaban las horas y no aparecía, resolvió salir a buscarlo. No lo encontró en la plaza, recorrió el pueblo y por fin encontró a su caballo recostado en la pared de la casa de la calle doce con carrera tercera. Conociendo, como creía conocer a su corcel, pensó que se había quedado dormido, y sin despertarlo le puso la jáquima, no sin antes notar que el caballo no reaccionaba.
¡Así sería el festín…!, atinó a decir Epímaco.
Lo jaló, y no dio ni un paso. Volvió a jalarlo y no se movió. Por tercera vez lo intentó con mayor fuerza, cayendo a sus pies el semoviente con los ojos extraviados y la boca llena de babaza.

Epímaco se le acercó y pudo constatar, con gran sorpresa, que su caballo estaba muerto. Muerto físicamente y muerto de emoción: había quedado con todo el miembro viril, cual largo era, fuera de su parqueadero…, eso contaba Epímaco.

A raíz de este suceso, en Yumbo pasó a ser adagio o dicho popular:
Tan berraco que era, que murió parado como el caballo de Epímaco…¨

(Relato reconstruido por Juan de Dios Vivas-Satizábal con base en los aportes que una noche en el parque Belalcázar suministraron Cabo Vanegas, Diómedes Prado, Tulio García, Guillermo Pacheco, Damián Quintero, Alfredo Satizábal Prado, todos ellos que en Paz descansen…)

El caballo de Epímaco era un caballo enamorado, eso cuenta el anecdotario yumbeño. Imagen tomada de internet.
El caballo de Epímaco era un caballo enamorado, eso cuenta el anecdotario yumbeño. Imagen tomada de internet.

Yumbo dejará de ser uno de los parqueaderos más grandes del país

Si la campaña pedagógica emprendida por la Secretaría de Tránsito Municipal y la próxima aplicación de sanciones por el parqueo de vehículos en zonas no autorizadas surten efecto, las calles yumbeñas (de manera especial las del centro) muy pronto serán espacios amigables para la comunidad, y los conflictos de convivencia ciudadana entre vecinos será cosa del pasado.

El parqueo de vehículos frente a garajes y negocios generan problemas de convivencia ciudadana..Foto www.todosesupo.com
El parqueo de vehículos frente a garajes y negocios generan problemas de convivencia ciudadana. Aviso puesto en la calle doce de Yumbo. Foto www.todosesupo.com

En Yumbo, la costumbre se volvió ley y las vías públicas históricamente se convirtieron en zonas de parqueo de vehículos por cuenta de conductores que poco les importa la incomodidad que ello pueda generar; todo por falta de cultura ciudadana, desinterés hacia el otro y una posible laxitud en las autoridades de tránsito, que poco o nada han hecho o han podido hacer para acabar con la costumbre.

Hay que reconocer que la Secretaría de Tránsito cuenta con pocos guardas de tránsito, lo que impide un control efectivo en todo el territorio de por sí problemático, dada la alta concentración de vehículos en el sector industrial y en las concurridas autopista Cali-Yumbo y la vía Panorama.

Problema acumulado y heredado

El caos vehicular en Yumbo es un problema acumulado de muchos años, heredado por la actual administración municipal y de manera especial por la Secretaría de Tránsito que lidera la abogada Ingrid Esperanza Gómez Moreno; ella ya anunció en días pasados en el Concejo Municipal un ambicioso plan de Seguridad Vial y Movilidad ciudadana para el municipio de Yumbo, para el año 2017 .

En cinco años de estar en línea el portal www.todosesupo.com hemos puesto en conocimiento la situación del tránsito local; invitamos a nuestros lectores releer algunas de las notas que al respecto hemos publicado y cuyos enlaces anexas a esta crónica, lo cual da cuenta de que el problema del caos vehicular es un problema acumulado que se convirtió en la herencia que recibe cada nueva administración municipal.

Mal parqueo, pan de cada día…

A manera de ejemplos, en horas pico llegar hasta el parque Belalcázar por las carreras quinta y tercera, y salir de él por las carreras segunda, cuarta y sexta, se vuelve labor titánica, por cuenta de que estas vías quedaron reducidas a un solo carril por el estacionamiento permanente de vehículos al lado derecho.

Los vecinos de la calle diez no saben de dónde sale tantos carros cuyos dueños dejan estacionados frente a sus casas; esta calle es un largo parqueadero que inicia en la carrera octava y llega hasta la carrera primera, por donde a veces también es difícil pasar por las actividades en un lavadero de vehículos que invade el espacio público.

O yendo más lejos, a veces se torna intransitable la carrera 3ª norte del barrio Guacandá, doble vía por la que circulan las busetas de servicio público, cuando la norma establece que en las vías arterias no está permitido el parqueo (artículo 15 de la Ley 1383 del 16 de marzo de 2010 o artículo 76 de la Ley 769 del 2002); las anteriores situaciones a manera de ejemplo del desorden en el estacionamiento de vehículos en Yumbo.

La misma Ley 1383, o Código Nacional de Tránsito, también dice que es prohibido estacionar vehículos en puentes, viaductos, pasos bajos, estructuras elevadas o en cualquiera de los accesos a éstos. Sin embargo, la realidad que sufren los peatones en la calle octava con carrera primera norte, sector de la galería, es bien distinta y los riesgos de accidentes no son pocos por el parqueo permanente e invasión del andén del puente por cuenta de los transportadores informales en motocicletas.

Como si fuera poco, a lo anterior hay que agregar los vehículos que conductores irresponsables dejan estacionados a la salida de garajes obstaculizando la salida a otros vehículos. Todas las situaciones descritas, infracciones a lo establecido en el Artículo 15 de la Ley 1383 del 2010, es el pan de cada día en Yumbo.

¿Por qué los conductores yumbeños parquean sus vehículos en la vía?
Para muchos se volvió cuestión de costumbre; otros recurren al cuento de no me demoro nada, entro y vuelvo a salir…. Otros dicen que en Yumbo no hay parqueaderos públicos; o que se puede desactivar la economía porque nadie entonces compraría en los almacenes ni comería en los restaurantes de Yumbo…, como dijo, sin siquiera despeinarse, un guarda de tránsito consultado al respecto en la esquina de la carrera cuarta con calle sexta. No faltan quienes, sin sonrojarse, digan no tener con qué pagar el parqueo y si esto fuera verdad, entonces lo mejor es que vendan el vehículo…

La calle diez se ha convertido en un largo parqueadero público. Foto www.todosesupo.com
La calle diez se ha convertido en un largo parqueadero público. Foto www.todosesupo.com

En Yumbo sí hay parqueaderos
En la parte central de Yumbo funcionan quince parqueaderos públicos legalmente constituidos, con suficientes cupos para atender la demanda diaria de la población flotante y para aquellos comerciantes que viviendo en Yumbo prefieren llegar a sus negocios en su vehículo particular, dejándolo al frente del negocio en una clara contravención al artículo 78 de la Ley 769 del 2010.

Los parqueaderos de la zona central, todos ellos con tarifas económicas que promedian los dos mil pesos y entre los que no se puede contabilizar el parqueadero para motocicletas que de manera ilegal funciona en el parque Belalcázar en la bahía para recoger y dejar pasajeros, se encuentran en los siguientes sitios:

  • Carrera 2ª con calle 6ª.
  • Carrera 2ª entre calles 9ª y 10 (parqueadero para motos).
  • Carrera 3ª entre calles 8ª y 9ª.
  • Carrera 4 con calle 1 Oeste, salida a La Cumbre.
  • Carrera 4ª entre calles 3ª y 4ª
  • Carrera 4ª entre calles 13 y 14.
  • Carrera 5ª calle 5ª.
  • Carrera 5ª calles 6ª.
  • Carrera 6ª calles 6ª.
  • Carrera 7ª entre calles 5ª y 6ª.
  • Calle 5ª entre carreras 3ª y 4ª
  • Calle 6ª entre carreras 4ª y 5ª (parqueadero para motos).
  • Calle 7ª entre carreras 3ª y 4ª
  • Calle 10ª entre carreras 4ª y 5ª (Los Quícharos).
  • Calle 10ª entre carreras 4ª y 5ª (Don Quijote).

Año tras año los yumbeños invierten parte de su presupuesto en señalización de vías, labor que efectúa la Secretaría de Tránsito Municipal; se pintan y se instalan señales verticales de prohibido parquear, y de recogida y dejada de pasajeros, pero todo ello termina siendo un gasto inoficioso porque las tales señales nunca son acatadas. Que este gasto de recursos públicos esté incurso en algún delito contra el erario ya lo dirán los jurisconsultos; ¿daño patrimonial, detrimento patrimonial?, abogados tiene la tierra y entes de control fiscal y disciplinario nuestro municipio.

Los yumbeños invierten parte del presupuesto de inversión en la señalización de vías, las que no son respetadas... Foto archivo www.todosesupo.com
Los yumbeños invierten parte del presupuesto de inversión en la señalización de vías, las que no son respetadas… Foto archivo www.todosesupo.com

Los yumbeños esperan que concluidas las jornadas pedagógicas para enseñar a los conductores a dejar bien parqueados su vehículos en los sitios legalmente establecidos y que cumplan a cabalidad lo dispuesto en el Código Nacional de Tránsito, que las medidas sancionatorias que se anuncian surtan un efecto positivo, y la inveterada manía de parquear vehículos en cualquier parte y en sitios no autorizados sea cosa del pasado y Yumbo deje de ser uno de los parqueaderos más grandes de Colombia…

Algunas de las notas publicadas sobre el tránsito en Yumbo

¡Cuidado con el carro!, gritan los peatones yumbeños…

Empezó la señalización de las vías de Yumbo

Pedagogía en las calles de Yumbo

¿Qué impide que el tránsito en Yumbo sea organizado?

 

Apuntes históricos de la fiesta patronal del Señor del Buen Consuelo de Yumbo

Procesión del sábado 24 de septiembre de 2016; tradición que no se pierde. Imagen www.todosesupo.com
Procesión del sábado 24 de septiembre de 2016; tradición que no se pierde.
Imagen www.todosesupo.com

Por: Juan de Dios Vivas-Satizábal.
El último domingo de septiembre los yumbeños celebramos la Fiesta del Señor del Buen Consuelo. Cuentan los mayores que en los inicios de la vida parroquial, la fiesta era el 14 de septiembre, en la misma fecha en que los bugueños festejan al Señor de los Milagros.

Y fue un 14 de septiembre de los años 20, cuando fray Alfonso de la Concepción Peña fue invitado para que presidiera la misa campal en la plaza suelta que había frente a la capillita donde hoy se alza el templo parroquial de Nuestro Señor del Buen Consuelo por el presbítero José Saulo Torres, párroco en Yumbo entre los años 1926 y 1929, año de su muerte.

Cuenta la tradición oral que entre los peregrinos del aquel día estaba el general Alfredo Vásquez Cobo, quien por las obras del ferrocarril del Pacífico estableció amistad con los yumbeños. Dicen que al final de la Eucaristía, Vásquez Cobo le dijo a fray Peña que la capilla ya estaba pequeña para albergar a los parroquianos yumbeños y a los muchos peregrinos que llegaban para las fiestas patronales. Según la tradición, en este momento fray Peña le rogó al Creador que le permitiera dar a Yumbo un gran templo.

El día de la fiesta patronal, 14 de septiembre, los peregrinos copaban el pequeño templo parroquial. En este sitio, años después se construyó el actual templo parroquial. Imagen para www.todosesupo.com
El día de la fiesta patronal, 14 de septiembre, los peregrinos copaban el pequeño templo parroquial. En este sitio, años después se construyó el actual templo parroquial.
Imagen para www.todosesupo.com

Eso lo cuenta la tradición popular, sin embargo fray Alfonso de la Concepción Peña en la presentación de la novena al Señor del Buen Consuelo lo relata de la siguiente manera:
“Cosas de la Divina Providencia que sabiamente dispone todo. Años atrás fui llamado por el Presbítero Saulo Torres, (q. d. D. g.) cura entonces de la parroquia, a predicarle las cuarenta horas y panegírico de la fiesta patronal. El día de la fiesta era tanta la multitud que había acudido de las ciudades y pueblos circunvecinos, que hube de predicar en la puerta de la iglesita. Con esa ocasión lancé la idea de construir un templo, un santuario digno de la grandeza del Cristo Milagroso. El pueblo y el virtuoso párroco acogieron la idea con beneplácito. Pasaron luego los años sin iniciarse la obra. Se construyó únicamente la sacristía y alguna ornamentación en la parte interior. Después circunstancias de diversa índole interrumpieron los trabajos, hasta hace un año (1935) que me puse al frente de ella y la obra avanza vertiginosamente con una rapidez milagrosa dada la pobreza del pueblo”.

Los peregrinos que llegaban a Yumbo
A Yumbo llegaba gran cantidad de peregrinos: los unos a pie, los otros en buses o en tren, y los yumbeños gustosos les brindaban posada, y si tenían que dormir en el suelo lo hacían porque las camas eran para los forasteros; ninguna casa de Yumbo se quedaba sin recibir a alguien…

Pensando en aquellos visitantes, a fray Peña (siendo ya párroco de Yumbo en los años 30 y 40) se le ocurrió la idea del Cristo Peregrino con la pequeña réplica de la imagen del Señor del Buen Consuelo que la Casa Legarda de Quito, donde fue tallada la imagen, entregó junto con la imagen tutelar de los yumbeños. Y en una urna de color azul claro, llena de flores, la mandó a los pueblos vecinos con los romeritos Valerio Sepúlveda, Neftalí Puente, Pascual Marines, Ernesto García y Antonio Puente.

Los yumbeños en la víspera de la fiesta patronal salen en procesión con la imagen del Cristo Peregrino, tal y como lo ideó fray Feña en los años 30. Imagen www.todosesupo.com
Como es costumbre, en la víspera de la fiesta patronal en la mañana la imagen del Crito Peregrino es dejada en una casa. En la tarde, salen en procesión con la imagen del Cristo Peregrino, tal y como lo ideó fray Peña en los años 30.
Imagen www.todosesupo.com

Esta imagen del Peregrino era la que el sábado, víspera de la fiesta patronal, entraba triunfal entre arcos, música y pólvora, al pueblo y se dejaba en la casa de una familia devota hasta donde llegaba el cura párroco para presidir la procesión hacia el templo parroquial. Esta tradición aún se conserva aunque ya no con el mismo espíritu festivo de antes.

En muchos yumbeños aún queda el recuerdo de que era en la tarde del sábado cuando los yumbeños daban muestras de alegría en honor a su Patrón, y en la noche disfrutaban de la corrida de la vacaloca en los hombros de Celestino Nieva; después, la quema del artístico castillo, en medio de los pasillos tocados por la banda de músicos. Era el momento en que los yumbeños se encontraban con los idos y recibían con los brazos abiertos a los forasteros.

El día domingo, a las diez de la mañana, era la Misa presidida por el obispo, y en la tarde la solemne procesión con la imagen de Jesús del Buen Consuelo recorriendo las calles de Yumbo junto a la feligresía, los peregrinos, las bandas marciales del Batallón Pichincha de Cali y músicos de Palmira, Candelaria y Corinto.

Como preparación a la Fiesta Patronal, los yumbeños durante nueve días asistían puntuales a la Eucaristía y al rezo de la novena. La novena en honor al Señor del Buen Consuelo fue escrita por el padre Peña, y ya pasados los 80 años de haber llegado este franciscano a nuestro pueblo, aún se sigue rezando.

Nota: Este domingo 25 de septiembre de 2016, a las cuatro de la tarde los fieles yumbeños y los peregrinos saldrán en procesión con la imagen de Jesús del Buen Consuelo desde el templo parroquial, recorriendo las calles del municipio, y retornando al parque de Belalcázar.

En el parque Belalcázar, a las siete de la noche será la Eucaristía en honor del Señor del Buen Consuelo en el parque Belalcázar. Será una ceremonia presidida por monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, arzobispo de la Arquidiócesis de Cali, y a quien le acompañarán los párrocos del Archiprestazgo 9, conformado por las parroquias de Yumbo y La Cumbre.

Altar del Señor del Buen Consuelo en el templo construido por los yumbeños con el liderazgo de fray Peña entre los años 1935 y 1939. Imagen para www.todosesupo.com
Altar del Señor del Buen Consuelo en el templo construido por los yumbeños con el liderazgo de fray Peña entre los años 1935 y 1939.
Imagen para www.todosesupo.com

Antanas Mockus hablará en Yumbo de la Paz

Antanas Mockus estará en el Museo San Sebastián de Yumbo a partir de las tres de la tarde de eses martes 13 de septiembre. Foto tomada del portal ¡Pacifista!.
Antanas Mockus estará en el Museo San Sebastián de Yumbo a partir de las tres de la tarde de eses martes 13 de septiembre.
Foto tomada del portal ¡Pacifista!.

Invitado por el colectivo Sentido Común, Antanas Mockus Šivickas, el dos veces exalcalde de Bogotá, excandidato presidencial y exrector de la Universidad Nacional, estará este martes 13 de septiembre en el Museo San Sebastián de Yumbo, para intercambiar con la comunidad apreciaciones acerca del proceso de paz.

Este evento a desarrollarse a partir de las tres de la tarde, servirá para que aquellos que le apuestan al Sí en el plebiscito del 2 de octubre reafirmen su decisión y aquellos que aún están dubitativos o desconocen del tema, tengan los suficientes argumentos para de una manera consciente tomar su decisión de apoyo a la paz.

Antanas Mockus es una de los tantos intelectuales que le apuestan por el Sí en el plebiscito que se llevará a cabo el 2 de octubre y que refrendará el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, logrado entre el Gobierno Nacional y las Farc E. P.

Yumbo en la ruta de Antanas
El pasado 8 de septiembre en Bogotá, Antanas Mockus hizo el lanzamiento de la campaña “Con la Paz Renacemos”, iniciativa pensada para promover, en época de posacuerdo, la cultura ciudadana, la reconciliación, el desarme de los espíritus, el fin de la violencia y el Sí en el plebiscito por la paz del 2 de octubre.

“Lo primero que podemos decir a los colombianos es que el acuerdo tiene que ver con nuestras vidas. Las va a mejorar. El Acuerdo puede terminar con eficacia el conflicto, por eso hay que apoyarlo”, es lo que Antanas Mockus dijo en Bogotá el día del lanzamiento de la campaña, y que los yumbeños escucharán también, siendo Yumbo una de las primeras ciudades a las que se desplaza para dar a conocer sus propuestas.

¿Por qué con la paz renacemos?
Para dar respuesta a esta pregunta, Mockus explica que “uno no escoge cuándo, ni en qué familia, ni en qué ciudad, ni en qué clínica nace. En cambio, cuando se da un renacimiento, ahí uno sí puede escoger. Puede elegir el modelo, las reglas y los vínculos de su nueva vida. El renacimiento consiste en creer que si lo seres humanos nos escuchamos mejor y si nos vemos mejor, podemos llegar a ser mucho mejores personas de lo que hemos sido. Apoyar el acuerdo es un renacimiento a la colombiana”.

Según Antanas Mockus y la campaña “Con la Paz Renacemos”, estos son los cinco motivos para decirle Sí al plebiscito que refrendará el Acuerdo para la Terminación del Conflicto:

  1.  , para darnos una segunda oportunidad. El 2 de octubre podemos decidir el rumbo de nuestro país. El Acuerdo de Paz tiene que ver con nuestra vida y la va a cambiar para bien.
  2. , porque al fin la capacidad de creación e innovación colombiana logró la solución a nuestro mayor problema: la violencia armada. Ahora nos podemos dedicar a desmontar otras violencias, el “todo vale” y la corrupción.
  3. , porque reconocemos y asumimos que hay justicia transicional y que esa justicia privilegia la verdad, la reparación y la no repetición. Es una justicia para reparar, no para vengar. Un nunca más, un basta ya.
  4. , porque los colombianos y colombianas podremos dedicar nuestro tiempo a producir más y a distribuir mejor.
  5. , porque habrá política sin armas. Realizaremos la visión de la Constitución del 91 que la guerra no nos ha permitido materializar. Aunque parezcamos muy diferentes entre nosotros, la Constitución nos une. Los acuerdos de La Habana respetan la Constitución y sirven a toda la sociedad.

Con información de Sentido Común y el portal ¡Pacifista!.

La presencia de Antanas Mockus en Yumbo es posible gracias a las gestiones del Colectivo Sentido Común. Imagen para www.todosesupo.com
La presencia de Antanas Mockus en Yumbo es posible gracias a las gestiones del Colectivo Sentido Común.
Imagen para www.todosesupo.com

Guacandá invita a la celebración de su cumpleaños

Frente al puesto de Salud y la sede de la Junta de Acción Comunal será la fiesta del cumpleaños de Guacandá este 27 de agosto de 2016. Foto tomada de Internet
Frente al puesto de Salud y la sede de la Junta de Acción Comunal será la fiesta del cumpleaños de Guacandá este 27 de agosto de 2016.
Foto tomada de Internet

Con jornada de salud, actividades religiosas, deportivas, artísticas, desfile de comparsas y un parrandón vallenato, el barrio Guacandá, cuna de artistas, deportistas y líderes cívicos, celebrará su cumpleaños este sábado 27 de agosto.

La celebración en Guacandá empieza a las cinco de la mañana con la alborada de música y pólvora por las calles del barrio y concluirá hacia la medianoche con la gran fiesta que se armará frente a la sede de la Junta de Acción Comunal y Puesto de Salud. A los actos programados está invitada toda la comunidad yumbeña.

Dicen que será su cumpleaños número 59, pero bien pueden ser muchos más si tenemos en cuenta que este territorio del nororiente yumbeño fue la sede del asentamiento humano más antiguo del municipio de Yumbo, tal como lo certifican la tradición oral y los hallazgos de los restos arqueológicos que datan de antes del siglo XVI. De hecho, cuando los españoles descubrieron a Yumbo en 1536, lo hicieron precisamente en el sector de Guacandá, sitio donde moraban los antiguos aborígenes, los Xiu Boi, génesis del actual Yumbo.

Esa relación ancestral con el territorio explica el espíritu cívico y comunitario que anima a los habitantes de Guacandá, lo que se vivirá este sábado 27 de agosto en las actividades que la Junta de Acción Comunal tiene programadas, con el apoyo de los comerciantes, vecinos y entidades municipales.

Programación del cumpleaños de Guacandá. Imagen para www.todosesupo.com
Programación del cumpleaños de Guacandá.
Imagen para www.todosesupo.com
En Guacandá, el asentamiento más antiguo de Yumbo, celebrarán por todo lo alto su cumpleaños. Foto Julio Sánchez para www.todosesupo.com
En Guacandá, el asentamiento más antiguo de Yumbo, celebrarán por todo lo alto su cumpleaños.
Foto Julio Sánchez para www.todosesupo.com

Con información y fotos de Julio Sánchez para www.todosesupo.com

www.todosesupo.com, próximamente con nueva diagramación

La diagramación de www.todosesupo.com cambiará...
Esta ha sido la diagramación que desde hace cinco años nos acompaña: llegan tiempos de cambio y es hora de decirle adiós.

La diagramación que desde hace cinco años nos acompaña muy pronto cambiará: llegan tiempos de cambio y es hora de decirle adiós. Muy pronto www.todosesupo.com, el portal de los yumbeños, tendrá una nueva presentación: más ágil, más moderna y más interactiva…

www.todosesupo.com es el portal más visitado por los yumbeños donde quiera que se encuentren, en 74 países del mundo. Yumbeños y no yumbeños que han leído algunas de las 1060 notas que hemos publicado desde el 11 de abril de 2011:

  • 126 notas en la categoría Lo que nunca se supo.
  • 293 notas en la categoría Lo Supimos.
  • 116 notas en la categoría Los Dateados.
  • 244 notas en la categoría Si sabía qué.
  • 281 notas en la categoría ¿Si supo la última?

Lo que hemos escrito, lo que hemos publicado y lo que seguiremos publicando no hubiese sido posible, y no lo será, sin la generosidad de más de 40.000 de usuarios que en lo que va corrido del año 2016 han visitado a www.todosesupo.com en todas las horas del día alrededor del mundo con más de 55.000 sesiones con visitas a nuestras páginas que superan las 80.000. Todas estas cifras avaladas en reportes de Google Analytics.

Esperamos seguir contando con el apoyo y la generosidad de nuestros ciberlectores. Nosotros seguiremos con el compromiso para que día a día www.todosesupo.com sea mejor, y continúe siendo la ventana de los yumbeños.

www.todosesupo.com, lo que deben saber los yumbeños.

Confirmado, Luis Javier Mosquera logra Medalla de Bronce en Río 2016

El yumbeño Luis Javier Mosquera Lozano recibirá la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Río 2016. Imagen tomada de Internet.
El yumbeño Luis Javier Mosquera Lozano recibirá la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Río 2016. Imagen tomada de Internet.

Tras 24 horas de haber sido anunciado de manera extraoficial que el pesista yumbeño Luis Javier Mosquera obtendría la medalla de bronce en la prueba olímpica de 69 kilogramos, hoy viernes 19 de agosto de 2016 el jefe de la Misión de Colombia en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, Ciro Solano Hurtado, reveló que la organización del evento confirmó esta gran noticia que llena de orgullo a los colombianos y de manera especial a los habitantes de Yumbo.

Desde ayer jueves, de manera insistente se rumoró que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) habría descalificado por doping al pesista Izzat Artykov de Kirguistán (república de la antigua Unión Soviética), quien había obtenido el bronce en la categoría de los 69 kilogramos de Río 2016, razón por la que el yumbeño Luis Javier Mosquera Lozano subiría al podio. Esta competición se desarrolló el pasado martes 9 de agosto, ganada a su vez por el pesista chino Zhiyong Shi.

En esa prueba el pesista yumbeño se quedó sin presea al haber sido superado por Artykov por un solo kilogramo, pues Mosquera alzó en su acumulado 338 kilogramos, frente a los 339 del ahora primer descalificado y sancionado deportista en los XXXI Juegos Olímpicos.

Los medios de comunicación dieron la gran noticia de la medalla de bronce para el deportista yumbeño. Imagen tomada de Caracol Televisión
Los medios de comunicación dieron la gran noticia de la medalla de bronce para el deportista yumbeño. Imagen tomada de Caracol Televisión

Informes de prensa indican que, según el Tribunal de Arbitraje Deportivo, Artykov dio positivo en estricnina, un estimulante, razón por la que fue expulsado de Río. De esta manera, el podio quedará organizado con el chino Shi Zhiyongico, con el oro y un registro de 352 kilos; seguido por el turco Ismayilov, quien alzó 351 kilos, y cerrando Luis Javier Mosquera con sus 338 kilogramos.

Según explicó Solano Hurtado, hasta este viernes Colombia alcanzaba ocho medallas conquistadas en los presentes Juegos Olímpicos que se desarrollan en Brasil, por lo que se habría cumplido con uno de los objetivos del equipo nacional para las justas. Colombia ahora luce en el medallero olímpico: 3 medallas de oro, 2 de plata y 3 de bronce.

La medalla de bronce para Luis Javier es la recompensa a su trabajo con disciplina demostrado desde niño cuando empezó la práctica del deporte del levantamiento de pesas de la mano de Damaris Delgado. Hoy sigue con la mira puesta en la medalla de oro que seguro logrará en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, y así lo sentirá y se preparará anímicamente instalado en el apartamento que por fin recibió como testimonio de gratitud por dejar en alto el nombre de Yumbo.

El deportista yumbeño, medallista olímpico, recibió este viernes 19 de agosto las llaves de su apartamento en Yumbo. Foto Oficina de Prensa Imviyumbo.
El deportista yumbeño, medallista olímpico, recibió este viernes 19 de agosto las llaves de su apartamento en Yumbo. Foto Oficina de Prensa Imviyumbo.