¡Cuidado con el carro!, gritan los peatones yumbeños…