Falleció Raúl Ballesteros, otro grande que parte…

Falleció Raúl Ballesteros, otro grande que parte…

4619
0
Compartir
Raúl Ballesteros fue carguero. En la imagen con su esposa animan a un grupo de jóvenes cargueros. Foto para www.todosesupo.com

En la tarde de este jueves 5 de octubre de 2017, en la ciudad de Cali, falleció Raúl Ballesteros, líder deportivo y cívico de Yumbo. Había nacido en Puerto Isaacs, Yumbo, el 27 de mayo de 1936.

Él fue un hombre que desde niño se entregó con pasión al fútbol, a pesar de la oposición de sus padres quienes temían que se fuera a extraviar por los caminos del juego y dejara el estudio. A la edad de quince años ya se encontraba jugando en Conquistador, toda una institución en el deporte yumbeño; tal era su calidad de futbolista.

El buen fútbol que practicó Raúl hizo que un alcalde le ofreciera jugar en el equipo Municipio de Yumbo; ahí estuvo un tiempo, pero decidió volver a Conquistador, su equipo del alma, y según él, el mejor equipo que ha tenido Yumbo.

Su cercanía con la planta de Cementos del Valle y su buen fútbol le merecieron entrar a laborar en esta empresa y seguir jugando en Conquistador hasta el infortunado partido contra el Club Liberty de Pradera, Valle, en la que una lesión en su rodilla derecha lo alejaría para siempre de la práctica del fútbol, esto ocurrió en el año 1961, a la edad de 25 años.

Raúl, el dirigente deportivo
El espíritu deportivo en Raúl Ballesteros, después de su retiro, se manifestó a través de la dirigencia deportiva y la conformación de equipos de fútbol para que la niñez y juventud yumbeña no se extraviara por falta de oportunidades de recreación.

En varias oportunidades formó parte de la Junta Municipal de Deportes de Yumbo y junto a un puñado de líderes cívicos se dieron a la tarea de dotar a la Capital Industrial de Colombia con instalaciones deportivas acordes a la importancia de la creciente ciudad.

De gran recordación en un gran número de adultos yumbeños se tiene al equipo de fútbol Belalcázar, por el que pasaron los mejores futbolistas de Yumbo. Entre ellos estuvo Reinaldo Rueda, quien, a pesar de no caracterizarse por la exquisitez en la práctica del fútbol, aprendió de Raúl la importancia de las estrategias para lograr los triunfos. El hoy director técnico del equipo de Río de Janeiro, el rojinegro Flamengo, reconoce a Raúl Ballesteros como su primer entrenador deportivo.

Raúl, el líder social…
Pero el interés de Raúl Ballesteros por la comunidad trascendió la esfera de lo deportivo y siempre estuvo pendiente del movimiento político en Yumbo ejerciendo una veeduría permanente, permitida por su solvencia moral, y animando a los jóvenes a que se involucraran en la política, la sana política.

Se convirtió, además en un enconado defensor de los derechos de los usuarios del sistema de salud que políticas foráneas impusieron en Colombia, como él decía. Por eso en los últimos años se le vio animando, impulsando y hasta financiando, con cargo a su mesada de pensionado, a la Liga de Usuarios del otrora Seguro Social, hoy Nueva EPS.

Raúl, hombre de fe
Desde niño a Raúl sus padres le guiaron por el camino de la fe; tal vez por eso ellos temían que el fútbol le fuera alejar de los principios cristianos. Sin embargo, la vida demostró lo contrario, y Yumbo conoció a un hombre preocupado por los demás y con una profunda devoción hacia el Señor del Buen Consuelo.

Raúl formó parte de la cofradía de la Santa Cruz, la misma en la que estuvieron, entre otros, David de La Torre y Álvaro Varela. En ella participó hasta que su estado de salud se lo permitió.

En julio pasado junto con Reinaldo Rueda y don Raúl rememoramos el fútbol de antaño. Foto www.todosesupo.com

Las anécdotas de Raúl…
Raúl Ballesteros fue un hombre rico en anécdotas y por siempre fue un hombre que no se cansaba de relatar acontecimientos de Yumbo que quedaron en la memoria de sus incontables contertulios.

Es famosa su anécdota en la que contaba el origen del apelativo con que los yumbeños lo identificaban, El Bimbo. Relataba él que todo se remonta a un partido de fútbol que jugaban en la antigua cancha Saulo Flórez, en predios cercanos al actual Estadio Guachicona. En aquel partido a Raúl dizque le dieron un balonazo que le hizo perder el sentido: “Cuando volví en mí, estaba todo mojado y con la frente pelada por el golpe, de ahí nació mi apodo «Bimbo»”, relataba entre risas Raúl.

Ocurrida en el mismo campo de juego, Raúl contaba que una vez se formó una pelotera entre jugadores y los aficionados. Según Raúl, amante de las hipérboles en sus historias, “el señor Ramón Vásquez por defender a un compañero, se le comió la oreja a una señora de un mordisco”.

En cuanto a las estrategias deportivas y a la manera de plantar sus equipos de fútbol en la cancha, parece que Raúl Ballesteros fue un innovador. Cuenta Alfonso Galeano que cuando él jugaba en Belalcázar llevaban 25 fechas invictos y tenían partido de visitantes contra en un equipo de Pavas.

Dice Galeano que aquella tarde Raúl dijo que no iba a dejar perder el récord, y le dio por conformar una defensa con cinco jugadores, sacrificando un delantero, algo inédito en el fútbol cuando en aquella época la alineación que imperaba era el 4-2-4. Aquella tarde en Pavas, cuando el árbitro iba a iniciar el partido dijo que faltaba un delantero en el equipo Belalcázar, lo que fue aprovechado por Raúl, y su equipo disputó el partido con doce jugadores…

De todas estas anécdotas se reía Raúl cuando le preguntaban qué tan ciertas eran…, y harta falta que harán para alegrar la vida yumbeña.

Nuestro saludo de condolencia para doña María Ligia Becerra, sus hijas María del Carmen y Zoraida, sus hijos Raúl y Jorge, y demás familiares.