El cerro de la Tres Cruces de Yumbo. A propósito del día de la Santa Cruz

1
1268

Y si el demonio me llegare a tentar le diré que no tiene parte en mí porque el día de la santa cruz dije mil veces Jesús, Jesús…

Así dice la jaculatoria que cada tres de mayo muchos yumbeños rezaban en sus casas al pie del altar de una pequeña cruz, adornada con flores y manojos de arroz y guisantes puestos como súplica para que durante el año no faltara la comida en las casas. Hubo quienes fueron más allá y ponían también dinero, y cuando llegó la modernidad no faltó quien pusiera un carro o una moto en miniatura y hasta aviones pidiendo a la Santa Cruz el milagro de un viaje al exterior.

Todo esto forma parte de la piedad popular, la religiosidad popular que hace que cada 3 de mayo en Colombia se llevo a cabo la Exaltación de la Santa Cruz, celebración compartida con el hermano país del Perú, porque en el resto del mundo católico la festividad es cada 14 de septiembre.

En otros países el 14 de septiembre es la Exaltación de la santa Cruz. Es por ello que en Buga, San Juan de Girón y aquellos lugares donde se tiene como imagen tutelar a un Jesús Crucificado se celebre cada 14 de septiembre. Cuentan algunos mayores que en Yumbo también hubo la época en la que la fiesta patronal del Señor del Buen Consuelo era el 14 de septiembre y dizque fue pasada para el último domingo de septiembre por fray Alfonso de la Concepción Peña por razones desconocidas para los yumbeños del siglo XXI. Será trabajo de los historiadores locales indagar la veracidad de tal afirmación y las razones del traslado de la fiesta patronal del 14 al último domingo de septiembre.

Las Tres Cruces de Yumbo
En Yumbo, al igual que en otros lugares, también fueron erguidas tres cruces como recuerdo del Calvario donde murió Jesús. Según relata don Alberto Mendoza Mayor en su libro Memorias de Yumbo, inicialmente las cruces estuvieron en el cerro de El Floral, al norte de la ciudad, en el decenio de 1860 y posiblemente vinieran de tiempo atrás. Años después fueron mudadas al cerro sur, al sitio donde hoy día las ven los yumbeños y los turistas, muchos de los cuales creen que son las mismas Tres Cruces de la ciudad de Cali.

Cerros yumbeños. A la derecha, El Floral; al centro, Carisucio Dapa; a la izquierda, Cerro Gordo y La Rafaela. Abajo, a la izquierda, sector de La Trinidad. Foto www.todosesupo

Al igual que las cruces del cerro El Floral, las puestas en el cerro sur de la ciudad fueron elaboradas en guadua hasta 1952 cuando por encargo de Ricardo Ferrerosa, fue construida la cruz central en cemento. Estos trabajos fueron ejecutados por el oficial de construcción yumbeño Ángel Antonio Vásquez con recursos de Ricardo Ferrerosa. En el año 1954 las dos cruces restantes fueron hechas en concreto, labor en la que se empeñó Antonio José Ferrerosa, cumpliendo el encargo que le dejara su tío Ricardo Ferrerosa antes de morir, y con el concurso de la ciudadanía. Cada año, con cargo al erario, eran enlucidas por Alfredo Satizábal Prado, quien desafiando los vientos y la altura se arriesgaba a dejar blancas las cruces para cada tres de mayo.

La noche del 19 de septiembre de 2013 los yumbeños vieron iluminadas las Tres Cruces como acción de la exitosa campaña ciudadana 100 acciones positivas por Yumbo, como preludio a la gran jornada desarrollada el domingo 22 de septiembre de ese año.(Conozca acerca de la campaña cívica 100 en 1 día Yumbo). Cien acciones positivas por Yumbo.

El 19 de septiembre de 2013 las Tres Cruces por primera vez fueron iluminadas con luz eléctrica, en la campaña cívica 100en1díaYumbo. Foto Hernando Junior Cortázar Valencia.

El cerro de las Tres Cruces se convirtió en lugar de peregrinación de los yumbeños cada Viernes Santo para el rezo del Vía Crucis, y el 3 de mayo, cuando en las horas de la tarde se celebraba la Eucaristía. En la noche muchas personas subían al cerro en romería portando antorchas para iluminar las tres cruces con llantas encendidas. Esta celebración también era aprovechada por los niños y adolescentes que subían al cerro en compañía de sus padres y hermanos mayores para internarse por los socavones de las minas de carbón que circundaron a Yumbo.

Hoy día el cerro tutelar de los yumbeños se encuentra rodeado de barrios formados sin planeación en Yumbo (Las Cruces, sector del Mirador, etc.). En estos sectores hay personas que luchan porque el sitio y sus vías de acceso estén bien para recibir a los peregrinos que en número cada vez menor se aventuran a ir a visitar las Tres Cruces. Y también hay quienes han abogado para que el cerro sea un lugar turístico, un buen mirador para apreciar la parte urbana y rural de Yumbo, su zona industrial, el valle del río Cauca y más al sur, la ciudad de Cali.

Don Ernesto Lenis Díaz siempre quiso que en el sector de El Portachuelo (no Las Tetas como personas desinformadas de la historia de Yumbo le llaman a la depresión formada entre el cerro de Las Tres Cruces y la loma donde se asienta el barrio Buenos Aires), se construyera un parador turístico para dar a conocer la historia local, en tanto que en ese sitio fue el sitio de los rituales de los indígenas Xiu-Boi, antiguos pobladores de Yumbo. Este fue un deseo que don Ernesto se llevó a la tumba; pueda ser que algún día se haga realidad.

El Portachuelo, no Las Tetas, como le llaman a la depresión formada entre el cerro de Las Tres Cruces y la loma del barrio Buenos Aires, personas desconocedoras de la historia yumbeña .Foto www.todosesupo.com

Cada tres de mayo, como pasa casi todos los años, el cielo de Yumbo se cubre de negros nubarrones presagiando el aguacero que dicen siempre cae para esta fecha. Los viejos decían que si la borrasca no caía el tres de mayo caería después, pero que del aguacero de la Santa Cruz nadie se libraba. Y ese aguacero era el anuncio de que ya se podría sembrar la semilla del maíz en los solares yumbeños, pues era el preludio de las lluvias en el mes más fértil del año, el mes de mayo.

Los peregrinos en Yumbo ya casi no suben al cerro de las tres cruces cada tres de mayo. Las costumbres cambian. “Los jóvenes andan en otro cuento; ya casi no hay tiempo y a muchos les da temor por la inseguridad que sienten en las desoladas lomas…” Temor infundado o con razón, lo cierto es que muchos yumbeños preferirán hoy rezar los mil Jesuses en sus casas o en los templos. En el Señor del Buen Consuelo lo están anunciando para las seis de la tarde, y cuando ya son las tres de la tarde en algunos sitios se escucha: “Y si el demonio me llegare a tentar le diré que no tiene parte en mí porque el día de la santa cruz dije mil veces Jesús, Jesús…

Por Juan de Dios Vivas-Satizábal para www.todosesupo.com

Así ha lucido el cerro de Las Tres Cruces en los últimos años: uno que otro ha subido… Foto www.todosesupo.com

Dejar un comentario

UN COMENTARIO

  1. muy buena tu publicacion este año tube la fortuna de subir al cerro pero la carretaera es un desastre no la organizaron y como toda la vida… la parte para subir a las cruces esta cada vez peor ..deberia el gobierno local acondicionar este parte hacer gradas que faciliten el ascenso y rampa para las personas discapacitadas..

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí