El pasado martes 28 de agosto fue la última misa del padre Mauricio López como párroco de San Antonio María Claret, desde donde pastoreó a un gran número de católicos yumbeños por espacio de dos años.

El padre Mauricio próximamente partirá hacia Roma a adelantar estudios. Es su sueño algún día dedicarse a la docencia, labor desde la cual seguir desempeñando su ministerio sacerdotal.

El presbítero Fernando Galeano, quien hasta hace poco fue párroco en Jamundí, reemplazará al padre Mauricio López.

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí