El fuerte aguacero y la tormenta eléctrica, que por dos horas cayó sobre el casco urbano de Yumbo y la cordillera Occidental este martes 7 de mayo de 2013, para muchos yumbeños fue motivo de romería hasta la orilla del río. Muchos creyeron que se iba a repetir la avalancha del 15 de abril del 2011, pero el desplazamiento de los que corrieron hasta el río no era con intención de auxiliar a los posibles damnificados, sino de noveleriar.

Como dijo un taxista, recién dejó unos pasajeros en el puente de la carrera 1 norte con calle octava: Definitivamente el deporte municipal es la novelería… Pero él feliz, porque era la quinta carrera hacia la orilla del río, desde las tres y media de la tarde cuando empezó el fuerte aguacero y la cordillera estaba oculta por la lluvia que caía. Dizque mucha gente llegó rápido a coger puesto en los puentes, siendo los más taquilleros el de la Patinchada, el de la galería y el de la calle once.

Un acto de irresponsabilidad
Conforme arreciaba la lluvia, se generó el temor por una empalizada que podría formarse en el cañón del río Yumbo a la altura de los charcos. Las unidades de los organismos de socorro, entonces, empezaron a alertar a las personas que se encontraban a la orilla para que se retiraran. Sin embargo, la gran mayoría hizo caso omiso a la recomendación y, por el contrario, aumentó la concurrencia.

Al momento de redactar esta nota, las autoridades municipales informaron de dos casas colapsadas en el sector de Villa Esperanza, algunas viviendas perdieron sus techos en los barrios Buenos Aires y San Jorge, mientras que en la vía a Cali se formó el habitual atasco vehicular a la altura del barrio Las Américas.

Afortunadamente no hay reportes de personas lesionadas. Pero, eso sí, muchos noveleros asustados cada que alguien gritaba: ¡Ojo, que viene la avalancha!, y todos a correr.

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí