Apuntes para una historia de la Fiesta Patronal del Señor del Buen Consuelo en Yumbo

0
562

Por Juan de Dios Vivas-Satizábal para www.todosesupo.com
El último domingo de septiembre los yumbeños celebramos la Fiesta del Señor del Buen Consuelo. Cuentan los mayores que en los inicios de la vida parroquial, la fiesta era el 14 de septiembre, en la misma fecha en que los bugueños festejan al Señor de los Milagros.

Y fue un 14 de septiembre de los años 20, cuando fray Alfonso de la Concepción Peña fue invitado para que presidiera la misa campal en la plaza suelta que había frente a la capillita, donde hoy se alza el templo parroquial de Nuestro Señor del Buen Consuelo por el presbítero José Saulo Torres, párroco en Yumbo entre los años 1926 y 129, año de su muerte.

Cuenta la tradición oral que entre los peregrinos del aquel día estaba el general Alfredo Vásquez Cobo, quien por las obras del ferrocarril del Pacífico estableció amistad con los yumbeños. Dicen que al final de la Eucaristía, Vásquez Cobo le dijo a fray Peña que la capilla ya estaba pequeña para albergar a los parroquianos yumbeños y a los muchos peregrinos que llegaban para las fiestas patronales. Cuenta la tradición que en este momento fray Peña le rogó al Creador que le permitiera dar a Yumbo un gran templo.

A la izquierda, el dibujo de la pequeña capilla realizado por don Ernesto Lenis Díaz para el libro Memorias de Yumbo, escrito por don Alberto Mendoza Mayor. A la derecha, una litografía de la época con los feligreses que asistían a la Misa en honor al Señor del Buen Consuelo. Fotos archivo www.todosesupo.com

Eso lo que cuenta la tradición popular… Fray Peña en la presentación de la novena al Señor del Buen Consuelo, que él mismo escribió, lo relata de la siguiente manera:
Cosas de la Divina Providencia que sabiamente dispone todo. Años atrás fui llamado por el Presbítero Saulo Torres, (q. d. D. g.) cura entonces de la parroquia, a predicarle las cuarenta horas y panegírico de la fiesta patronal. El día de la fiesta era tanta la multitud que había acudido de las ciudades y pueblos circunvecinos, que hube de predicar en la puerta de la iglesita. Con esa ocasión lancé la idea de construir un templo, un santuario digno de la grandeza del Cristo Milagroso. El pueblo y el virtuoso párroco acogieron la idea con beneplácito. Pasaron luego los años sin iniciarse la obra. Se construyó únicamente 1a sacristía y alguna ornamentación en la parte interior. Después circunstancias de diversa índole interrumpieron los trabajos, hasta hace un año que me puse al frente de ella y la obra avanza vertiginosamente con una rapidez milagrosa dada la pobreza del pueblo”.

Los peregrinos que llegaban a Yumbo
A Yumbo llegaba gran cantidad de peregrinos: los unos a pie, los otros en buses o en tren, y los yumbeños gustosos les brindaban posada, y si tenían que dormir en el suelo lo hacían porque las camas eran para los forasteros; ninguna casa de Yumbo se quedaba sin recibir a alguien…

Pensando en aquellos visitantes, a fray Peña se le ocurrió la idea del Cristo Peregrino con la pequeña réplica de la imagen del Señor del Buen Consuelo que la Casa Legarda de Quito, donde fue tallada la imagen, entregó junto con la imagen tutelar de los yumbeños. Y en una urna de color azul claro, llena de flores, la mandó a los pueblos vecinos con los romeritos Valerio Sepúlveda, Neftalí Puente, Pascual Marines, Ernesto García y Antonio Puente.

Llevar la imagen del Cristo Peregrino en romería hacia el casco urbano de Yumbo, tradición que no desaparece a pesar del paso de los años y la llegada de la modernidad… Foto archivo www.todosesupo.com

La imagen del Cristo Peregrino era la que el sábado, víspera de la fiesta patronal, entraba triunfal entre arcos, música y pólvora al pueblo y se dejaba en la casa de una familia devota hasta donde llegaba el cura párroco para presidir la procesión hasta el Templo parroquial. Esta tradición aún se conserva aunque ya no con el espíritu festivo de antes.

En muchos yumbeños aún queda el recuerdo de que era en la tarde del sábado cuando los yumbeños daban muestras de alegría en honor a su Patrón, y en la noche disfrutaban de la corrida de la vacaloca en los hombros de Celestino Nieva; después, la quema del artístico castillo, en medio de los pasillos tocados por la banda de músicos. Era el momento en que los yumbeños se encontraban con los idos y recibían con los brazos abiertos a los forasteros.

El día domingo, a las diez de la mañana, era la Misa presidida por el obispo, y en la tarde la solemne procesión con la imagen de Jesús del Buen Consuelo recorriendo las calles de Yumbo junto a la feligresía, los peregrinos, las bandas marciales del Batallón Pichincha de Cali y músicos de Palmira, Candelaria y Corinto. La tradición de la procesión sigue vigente y se sigue realizando el último domingo de septiembre.

Como preparación a la Fiesta Patronal los yumbeños, durante nueve días asistían puntuales a la Eucaristía y al rezo de la novena. La novena en honor al Señor del Buen Consuelo fue escrita por el padre Peña, y ya pasados los 80 años de haber llegado este franciscano a nuestro pueblo, aún se sigue rezando.

Recién llegado a Yumbo, fray Alfonso de la Concepción Peña escribió y publicó la Novena del Señor del Buen Consuelo. La foto corresponde a la portada de una edición original de 1935. Imagen escaneada archivo www.todosesupo.com

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí