La gente está cansada…

0
480

Por: Boris J. Abadía V. para www.todosesupo.com
No hace falta ser psicólogo o alguien especializado en el carácter humano para ver en las caras de las personas, cuando se sale a la calle o en las imágenes de los noticieros, que la mayoría de ellas llevan unas cargas importantes sobre sus espaldas, las que probablemente hayan aumentado en los últimos tiempos.

La ansiedad, la depresión o el estrés crecieron en sus valores con la venida de la pandemia, superando a los niveles que ya se tenían antes gracias a las preocupaciones cotidianas como la economía, la falta de empleo, la salud, los malos gobiernos o los conflictos familiares, por destacar algunas situaciones. Así entonces, hay muchas posibilidades que, a la hora de una conversación con familiares o amigos, fácilmente alguien explote y diga que ya está harto por cualquier circunstancia, así éste haya recibido muchas horas de charlas motivacionales, de esas que están tanto de moda.

Con esto de los confinamientos, cada uno expresa sus frustraciones por las carencias de algo o por las prohibiciones a las que están siendo sometidos. Por ejemplo, los jóvenes están indignados con no poder salir a sus fiestas y hasta algunos de ellos rebeldemente las siguen haciendo de manera clandestina porque a ellos “no pueden quitarles el derecho a vivir”. Otros ya están casi derrotados ante la imposición de llevar mascarillas a todo momento o de no poder movilizarse sino dentro de su ciudad, medidas en busca de un mínimo contacto entre las personas, pero a la vez se sienten desconcertados ante la autorización de las aglomeraciones en los viajes de servicio público. La gente está cansada de perder sus trabajos, de cerrar sus negocios y de que les impongan más impuestos para salvar la economía del país, pero no ven qué hacer para darle la vuelta a esta realidad.

Ante este panorama que no resulta muy prometedor, es importante entender que solo con una buena actitud individual, en la que no se baje la guardia nunca, así el día sea gris, y sobre todo con una solidaridad social constante, enriquecida en la tolerancia y buscando el bien común, se logrará cambiar lo que está pasando. Es decir, todo lo contrario a lo que le ha ocurrido a gran parte de la humanidad en estos últimos tiempos.

Está claro que hay muchos motivos para que los ánimos no estén por las nubes pero es nuestra obligación para con nuestras familias, con la sociedad y con nosotros mismos, que éstos suban y así poder ayudar desde nuestro sitio de combate a que la crisis se vaya pronto y entonces ésta solo quede como un triste recuerdo de algo que pasó, pero que con la colaboración de todos, se pudo superar.

Boris J. Abadía V.

Boris J. Abadía V., yumbeño radicado en España.

Los Dateados es un espacio de opinión independiente y libre expresión donde se refleja exclusivamente las ideas del autor del artículo; por lo tanto, no compromete la posición de Los del Medio S.A.S., ni del portal Todosesupo.com

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí