¿Qué hacer?

0
415

Por: Luis Ángel Martínez Ángel para www.todosesupo.com
En Colombia, desde hace más de un año varios políticos, líderes sociales y hoy los jóvenes, frente al inconformismo de la gente y a los paros iniciados desde el 2019, están solicitando una Asamblea Nacional Constituyente para modificar la Constitución Política y así acabar de una vez por todas, según ellos, con todos los males del país, como si cambiando el plato mejorara el sabor de los alimentos.

Con la propuesta de la séptima papeleta se consiguió que se contara extraoficialmente un voto adicional en las elecciones al Congreso de marzo de 1990 para reformar la Constitución.

Ante esta propuesta, antes de dar un salto al vacío, importa recordar que la actual Constitución Política de Colombia fue hecha por una Asamblea Nacional Constituyente. Todo comenzó cuando en 1988 el presidente Virgilio Barco, propuso iniciar un proceso para reformar totalmente la Constitución de 1886. Según Barco, se requería de una reforma más profunda para sentar las bases de un nuevo acuerdo político en el país. Para esta fecha, empezó a la vez un movimiento estudiantil universitario, llamado “Todavía podemos salvar a Colombia”, creador de la propuesta la séptima papeleta, el cual consiguió que se contara extraoficialmente un voto extra en las elecciones al Congreso de marzo de 1990, solicitando una consulta popular para la convocatoria a una Asamblea Constituyente. De esta forma, junto a las elecciones presidenciales de mayo de 1990, se consultó sobre la aprobación de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, resultando aprobada por más del 86% de los electores.

En consecuencia, se convocó a elecciones el 9 de diciembre de 1990 para elegir los 70 delegatarios a la Asamblea. En estas elecciones participó el Partido Liberal Colombiano, el cual eligió 25 delegatarios; la Alianza Democrática M-19, la cual eligió 19 delegatarios; el Movimiento de Salvación Nacional, que eligió 11 delegatarios; el Partido Social Conservador, el cual eligió 9 delegatarios; el Movimiento Unión Cristiana, el cual eligió 2 delegatarios; la Unión Patriótica, el cual eligió 2 delegatarios y el Movimiento Indígena, el cual eligió 2 delegatarios. Como se puede observar, en esta Asamblea Nacional Constituyente estuvo representado todo el país, con personajes tan representativos y queridos como Francisco Maturana, exdirector técnico de la selección de futbol de Colombia.

Como resultado de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, hoy tenemos una Constitución joven, moderna; y por la forma en que fue conformada dicha Constituyente, nuestra Constitución es pluralista, participativa y democrática. De hecho, si actualmente la gente lleva casi un mes en las calles protestando es porque la Constitución así lo permite. En esta Constitución hay plasmados derechos fundamentales, sociales, económicos, culturales, colectivos y del ambiente. Para garantizar estos derechos, se creó la Corte Constitucional, a la que se le confía la guarda de la integridad y supremacía de la Constitución. Para reclamar la protección inmediata de los mismos, existe la acción de tutela. Por estas razones, nuestra Constitución ha sido modelo para países como Chile, que actualmente adelanta el proceso para modificar su Constitución.

Luego, como vemos, la responsable de los problemas por los que pasa Colombia no es la Constitución; por lo tanto, no hay necesidad de cambiarla. Aquí lo que hay que cambiar es la actitud de algunos ciudadanos que reclaman sus derechos, lo cual es muy importante, pero que, en las elecciones en las que se eligen a sus gobernantes, no cumplen con su deber de “Participar en la vida política, cívica y comunitaria del país; (…)”, como lo exige el artículo 95 de la Constitución Política, ¿o es que a alguien se le ocurre proponer cambiar la Biblia porque los feligreses no cumplen sus mandamientos?

Por esta razón, la abstención de los ciudadanos en todas las elecciones populares llega al 75% en promedio, es decir, en Colombia una minoría es la que elige a los gobernantes. Infortunadamente, como dijo George Jean Nathan “Los malos gobernantes son elegidos por los buenos ciudadanos que no votan”.

La Asamblea Nacional Constituyente estuvo presidida por el triunvirato de Antonio Navarro Wolf, Horacio Serpa Uribe y Álvaro Gómez Hurtado. César Gaviria Trujillo, presidente de la República. Foto Internet.
Luis Ángel Martínez, abogado yumbeño.

Luis Ángel Martínez Ángel, escritor y profesional yumbeño. Abogado, criminólogo, politólogo; autor de los libros: “Mecanismos de Participación Ciudadana” y “Derechos y Deberes Fundamentales”; profesor universitario y Defensor Público de la Defensoría del Pueblo, Regional Cali.

Los Dateados: este es un espacio de opinión independiente y libre expresión donde se refleja exclusivamente las ideas del autor del artículo; por lo tanto, no compromete la posición de Los del Medio S.A.S., ni del portal Todosesupo.com

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí