“Esta carretera es fiel reflejo del apoyo que da Yumbo a Dapa .¿Si tendrá cura?”

Así reza el pasacalle situado al inicio de la subida al gran Dapa, zona rural del municipio de Yumbo, zona de características especiales, maravilloso clima, mirador espectacular hacia el valle, descanso obligado para el caleño, quien presuroso huye de los soleados y ardientes fines de semanas de la sucursal del cielo.

Para algunos Dapa es el estrato seis de Yumbo. Absurda apreciación de aquellos que solamente observan las grandes casas que en esta zona se construyeron hace ya muchos años. El estrato más alto en Dapa es el tres, pero la administración municipal nos trata como estrato uno, no hay ningún apoyo para quienes pagamos los impuestos prediales más altos del municipio.

Hacia el año 1979 surge la idea entre algunos de los residentes de pavimentar la carretera y se inicia la gestión necesaria para lograr esta meta. Aparecen aquí los nombres de Alex Grum, Gerardo Velasco, Iván Escobar Melguizo, Iván Martínez y muchos más que la memoria no ayuda a recordar.

Se lleva la idea de la pavimentación de la carretera a la Gobernación del Departamento y se obtiene la ayuda necesaria, pero la oposición de algunos campesinos, liderados por Carmelo Millervine, ocasionó la cancelación de la adjudicación del apoyo obtenido.

Los gestores se reúnen de nuevo y, después de visitar casa por casa a sus vecinos para manifestar la necesidad de obtener el dinero necesario para esta obra, acuerdan dirigirse al Banco de Colombia y ante su gerente Ricardo León Ocampo, plantean la necesidad de obtener el préstamo oportuno y necesario para llevar a cabo el trabajo, cuyo costo para esa época sería de $34’000.000 de pesos.

El Banco condicionó el crédito a la creación de un ente jurídico que avalara y respondiera por el trámite a realizar, naciendo así CORCIVICA, que con el correr del tiempo pasará a llamarse CORDAPA. Es necesario resaltar y dar a conocer a la comunidad, que la pavimentación de la carretera a Dapa es la obra comunal más grande que se haya hecho en Colombia.

Esta demostración de sentido de pertenencia mejora del entorno y la calidad de vida de los habitantes. Pero ha sido desconocida y ha generado la apatía y el abandono estatal, a pesar de cancelar esta zona los impuestos más altos sin obtener por ello el más mínimo aporte para su sostenimiento y reparación.

De aquella maravillosa obra, hay tramos inservibles con cráteres profundos, que día a día destruyen los vehículos que por esta zona transitan. Cada cuatro años nos visitan los “honorables concejales” del municipio y de promesas estamos ya colmados, pero las obras poco se conocen, de manera especial el apoyo para mejorar nuestra vía de comunicación. La administración actual, en cabeza del alcalde Felipe Restrepo, ha sido la administración más sorda a la querella y solicitud de esta comunidad.

Los vecinos no se quedan quietos…
Una vez más aparecen vecinos presurosos a contribuir con su gestión en la búsqueda de la reparación de los cráteres más grandes y peligrosos de nuestra carretera. Amaro Osorio y Jorge Acosta obtienen de los residentes el apoyo para lograr el cubrimiento de los huecos y evitar así accidentes y retardos a quienes vivimos en la zona.

Lastimosa situación la de la comunidad dapeña al verse obligada a asumir la responsabilidad que evade el Estado, llámese Nación, Gobernación o Municipio. Dicen los conocedores de esta situación, que existe un dinero y una licitación para reparar el tramo comprendido entre Small Center y la Puerta Azul, ¿si tendrá cura?, ¿será veraz esta información?, ¿estará dispuesto el nuevo gobernador del Valle a realizar el aporte necesario para esta obra? ¿Dónde están los impuestos de Dapa? ¿Asumiremos nuevamente los residentes de esta zona la responsabilidad del Estado? NO. BASTA YA. QUE SE REVIERTAN LOS IMPUESTOS EN ESTA ZONA.

Por: Luz María Tenorio Ramírez, vecina del gran Dapa.

Dejar un comentario

UN COMENTARIO

  1. Buen articulo. La carretera a Dapa tomada desde ‘La 14’ de Arroyohondo hasta el mismo crucero de La Olga y La Paz saliendo hacia ‘El 18’, no solo es el reflejo del apoyo que las administraciones le ha brindado a este bello corregimiento, sino que es el espejo mismo de como han funcionado las politicas hacia todo el pueblo de Yumbo. Pero tambien pone a pensar acerca de la actual comunidad misma, tan variada y con una representatividad fuerte de un sector empresarial y pensante que no se ha podido organizar en serio para gestionar o presionar para que se le preste la debida atencion a este severo problema. La carretera da grima pero tambien lo dan sus gentes que parecen sumidas en una catalepsia desesperante. Sera que llego la hora de exigir que la Administracion desembolse los famosos miles de millones de pesos que estan aprobados hace anos por la Nacion y el Municipio, con el proposito de reconstruir esta importante carretera?

    ps/ Una oportunidad de hacer historia tiene en sus manos la nueva administracion Murgueitio si logra que este trabajo se haga.

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí