domingo, mayo 26, 2024
InicioDestacadosUn aporte de Oscar Collazos, q.e.p.d.

Un aporte de Oscar Collazos, q.e.p.d.

Oscar Collazos, escritor colombiano nacido en Bahía Solano en 1942. Falleció en Bogotá el 17 de mayo del 2015. Foto Ediciones Siruela.
Oscar Collazos, escritor colombiano nacido en Bahía Solano en 1942. Falleció en Bogotá el 17 de mayo del 2015.
Foto Ediciones Siruela.

En enero del 2011, en el marco del Hay Festival de Cartagena, tuve la oportunidad de dialogar con el escritor Oscar Collazos sobre lo que para él significaba Yumbo. Su respuesta fue inmediata, reflejada también en sus ojos que se iluminaron junto a la exclamación: ¡Yumbo!, qué bueno encontrarme con un yumbeño…, y me habló del parque Belalcázar y la carrera quinta, sitios de los cuales pensaba él escribir en sus memorias.

La familia del maestro Óscar se radicó en nuestro municipio a finales de los años 60, de manera inicial en el barrio Belalcázar y posteriormente en La Estancia. Al respecto me contó que en los años en que su familia vivía en Yumbo, él se encontraba en Europa y por aquellas calendas le tocó vivir el Mayo del 68 en París, tiempo también en el que escribió su novela Los días de la paciencia.

El domingo 17 de mayo de 2015, a las 2:45 a.m., en la Clínica Cardio Infantil de Bogotá, falleció el escritor chocoano, a la edad de 72 años, luego de sobrellevar con paciencia la enfermedad del ELA (esclerosis lateral amiotrófica), que, entre otros síntomas, le producían “dificultades de deglución”. Todo el país ha lamentado la muerte de Oscar Collazos y ha sido la ocasión para resaltar su aporte a la literatura y de manera especial, su compromiso con la democracia.

Con el permiso de nuestros ciberlectores, reproducimos un artículo que, con permiso del maestro Oscar Collazos, publicamos en junio del 2011, cuando www.todosesupo.com recién iniciaba.
Juan de Dios Vivas-Satizábal, director.

La solución es el problema

Nota del editor: Es un honor para todosesupo.com contar con la colaboración del maestro Óscar Collazos. El presente artículo se reproduce con su autorización, y fue publicado, inicialmente, el pasado 16 de junio en el diario El Tiempo. A ellos también agradecemos su autorización.

En el oeste de Texas existe una cadena de pequeñas salas de cine llamada Álamo Drafthouse, frecuentada por cinéfilos, que ocupan sus butacas como si asistieran a misa. No solo reverencian el cine. Impusieron normas de obediencia casi religiosa, como no hablar ni tener celulares prendidos mientras se proyecta la película, todo un código moral para el espectador de cine.

Hablar o usar el celular está prohibido hasta el punto de que quien insista en cuchichear o enviar mensajes de texto creyendo que la luminosidad de la señal no interfiere la ceremonia, de inmediato es expulsado de la sala sin derecho a que se le devuelva el precio de la boleta. Reglas son reglas. La sanción social de Álamo Drafthouse es inflexible.

En compensación, las butacas tienen mesas frente al espectador. Se venden alimentos y bebidas distintos de las clásicas palomitas y perros calientes, pero estos deben consumirse en silencio, casi sin paladear y sin chasquidos. Ni siquiera se escucha el crujir de las envolturas. Y aunque este modelo de sala de cine para cinéfilos y cinemaníacos se ha extendido por el mundo, lo que lo singulariza es la prohibición de hablar y prender el maldito celular.

Asumo la responsabilidad de calificar de maldito al objeto móvil que tanto ha servido para cambiar nuestros hábitos sociales. Pese a que uno creía que era un instrumento de comunicación, de trabajo y de entretenimiento, resulta que el instrumento ha acabado siendo quien lo usa. Impulsado por un diabólico automatismo de conducta, ajeno a la voluntad y a la responsabilidad de elegir, el usuario del móvil se ha convertido en adicto.

Se trata de una adicción contraria a sencillas normas de convivencia social. Aunque por ahora ha sido imposible contrarrestar el efecto de una plaga que enferma por igual a jóvenes y adultos (desde niños se “enganchan” a esta droga), no estamos lejos de la solución tecnológica y legal que regule este compulsivo deseo de “estar comunicado” y en línea.

SÍ no ha aparecido ya, debería aparecer e imponerse un censor electrónico que interrumpa la señal de los móviles en ciertos lugares: aulas de clase, teatros, salas de cine o de conferencias, en fin, lugares donde es más la gente que desea silencio y tranquilidad que aquella que cifra su existencia en una señal. Pero sospecho que eso reduciría considerablemente los beneficios de los operadores de telefonía celular. Hagan cuentas y verán.

Algo se ha ganado en muchos países, pero la ganancia es proporcional a la madurez social de un país. Un ciudadano que no sanciona los comportamientos indebidos de otros ciudadanos es, en muchos casos, un ciudadano que se reserva el derecho de cometer actos indebidos. Tolera la bulla nocturna del vecino porque encuentra natural la posibilidad de hacer la misma bulla.

Las interferencias del delirio electrónico en nuestra calidad de vida son tantas, que muchas grandes conquistas de la tecnología han creado en millones de seres una servidumbre de alcances patológicos.
Uno esperaba que, pasado cierto tiempo de adaptación al uso de nuevas tecnologías, vendría una lenta autorregulación de ese uso. Pero no. Al parecer, vivimos en sociedades que lo desregulan todo: la economía, los derechos ciudadanos, la política, el derecho a la vida, las relaciones con los vecinos.

De la satisfacción de muchas necesidades hemos pasado a la violación de numerosas normas de convivencia social. Así como asistimos a una colosal empresa de corrupción del Estado y de los negocios de los particulares, de la política y del contrato social que uniría a los ciudadanos con sus gobernantes, así mismo asistimos a la corrupción de nuestra vida cotidiana.

Registro gráfico del encuentro del maestro Oscar Collazos con Juan de Dios Vivas-Satizábal en el Teatro Adolfo Mejía (Heredia) de Cartagena. Foto archivo www.todosesupo.com
Registro gráfico del encuentro del maestro Oscar Collazos con Juan de Dios Vivas-Satizábal en el Teatro Adolfo Mejía (Heredia) de Cartagena.
Foto archivo www.todosesupo.com
editor
editorhttps://todosesupo.com
Todo se supo es un producto de Los del Medio S.A.S.

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí

- Advertisment -

Los Más Recientes

COMERCIAL

A Yumbo llegaron las terapias holísticas…

Las terapias holísticas son enfoques terapéuticos que abordan el bienestar de la persona de manera integral, teniendo en cuenta su cuerpo, mente y espíritu....

Smurfit Kappa recibió cuatro reconocimientos en los “Premios al Diseño” ACCCSA 2023

Smurfit Kappa, empresa con asiento en Yumbo y compañía líder en la producción de empaques a base de papel y cartón, se destacó en...

En Yumbo, servicio de Nutricionista-Dietista

En días pasados la Alianza Latinoamericana de Nutrición Responsable (ALANUR), alertó acerca del déficit de nutricionistas en América Latina, situación de la que Yumbo...

Usuarios de la Espy, aprovechando el papayazo

INFORMACIÓN COMERCIAL En lo corrido de septiembre, los usuarios residenciales de todos los estratos de la Empresa de Servicios Públicos de Yumbo, ESPY, con morosidad...

Jornada capilar en Yumbo

INFORMACIÓN COMERCIAL Este sábado 16 de septiembre, en MANJE Centro Saludable, ubicado en la Carrera 6ª # 6-59, barrio Belalcázar, la comunidad yumbeña tendrá la...