¿El mundo ideal o el real?

1
316

Por Manuel Alberto Barragán Tovar para www.todosesupo.com
Durante gran parte de mi vida he concebido vivir dentro de un entorno donde los valores éticos y morales estén presentes en cada una de mis actuaciones partiendo de la base de conseguir grandes resultados sin perjudicar a quienes estén en mi entorno cercano. Las imágenes que se reflejan en la mente son tan reales como lo que nos rodea, por eso he considerado que concebir una vida distinta por fuera de los parámetros normales donde se pueda beneficiar lo personal y al otro sin quitarle la posibilidad de progreso conjunto es posible.

No obstante al esfuerzo que se realiza se encuentra una realidad distinta donde las personas quieren conseguir sus beneficios personales a toda costa sin importar el daño que se genere en los demás y sin concebir el cumplimiento de los principios éticos y morales como una prioridad, pues realmente se prioriza el beneficio personal por encima de cualquier otra cosa: lo importante es poder lograr el objetivo propio así esto implique daños irreparables en nuestra sociedad y hasta en nuestros propios familiares.

Algunos pensamos en un mundo ideal porque nos hace sentir esperanzados, un futuro lleno de maravillosas posibilidades y muchas cosas positivas que favorecerán nuestras generaciones futuras. Idealizamos un mundo mejor e intentamos vivir a ese ritmo con el convencimiento que requerimos salir de un mundo agobiante, estresante como en el que vivimos: un mundo donde ya respirar es difícil y que nos exige vivir a revoluciones superiores a las que quisiéramos, pues el vivir de esta manera nos hace olvidar hasta de nosotros mismos.

Sabemos que estamos expuestos a vivir en una sociedad donde debemos ser más que bellos o bellas, donde adquirimos y consumimos cosas que son innecesarias, donde debemos ser más brillantes que el otro. Ostentar títulos y una posición social se nos volvió nuestra prioridad, luchamos por cosas cada vez más materiales y menos espirituales, hemos perdido nuestra capacidad de raciocinio y de identificar entre lo bueno y lo malo, sumiéndonos en profundas depresiones a causa de no conseguir lo deseado.

Pero sabemos que la salida de esta situación es posible. Que si nos conocemos cada vez más a nosotros mismos, si realizamos las cosas con conocimiento y conservando nuestro interés por el otro, si vencemos las dudas y el miedo a realizar las cosas de una manera distinta, si dejamos de pensar que somos lo peor y que el cambio es posible, si ayudamos a otros a clarificar su camino, si entendemos que hay decisiones correctas que traen efectos buenos, e incorrectas que no nos beneficiaran, y si nos convencemos que debemos bajar el ritmo al cual queremos vivir y disfrutamos más cada cosa que nos llega, estaremos en el camino correcto para el logro de grandes objetivos sociales.

El mundo real ya existe y es este en el que nos hemos empeñado vivir a pesar que esto nos esté llevando a la autodestrucción por preocuparnos más por el poseer y el bienestar inmediato que por el futuro sostenido. Pero el mundo ideal, ese que los soñadores añoramos y que queremos ver hecho realidad en algún momento sí existe, está ahí a la vuelta de la esquina o frente a nuestra nariz y solo tenemos que tomar la decisión de abrir nuestros ojos para percibirlo y empezar a vivirlo. Mientras tanto será un sueño que poco a poco se hará realidad en la medida que quienes creen en ese ideal ayuden a seguir cambiando la forma de pensar de quienes aún creen que el mundo real no cambiará.

Manuel Alberto Barragán Tovar, motivador personal.

Manuel Alberto Barragán Tovar. Capacitador y Conferencista independiente en temas de motivación personal, administración, Logística, Emprendimiento. Administrador de Empresas.

YAMA Capacitaciones. Imagen para www.todosesupo.com

 

Dejar un comentario

UN COMENTARIO

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí