#YoMeUnoPorYumbo, para que se contagie la solidaridad…

0
566

En estos tiempos de pandemia son muchas las personas que han mostrado la hermosa virtud de la solidaridad, la fraternidad, el ponerse en el lugar del que sufre… Algunos lo hacen de manera discreta, otros lo difunden a través de las redes sociales. En todos los casos, es una acción loable que nos recuerda que hoy son ellos, mañana nosotros quienes requiramos de la solidaridad ciudadana, o viceversa porque siempre que se dé habrá alguien que reciba…

Y entonces, desde cuando se decretó el aislamiento preventivo obligatorio para detener el Covid-19, los empaques con mucho o poco han empezado a circular rumbo a los vecinos más necesitados. Donde quiera que aparezca un trapo rojo en el dintel de una puerta o en el marco de una ventana, aparecen también los que arriman a preguntar por la situación que atraviesan los moradores de aquella casa, y si no llegan con los víveres, los granos, los enlatados, los artículos de aseo para dejarlos ahí, surge entonces por Whats App y demás redes sociales la dirección o la seña de la casa para que quien tiene los artículos y la buena voluntad los lleve y palie momentáneamente la necesidad de aquella familia.

Además de las personas que de manera espontánea procuran suplir, así sea momentáneamente, la carencia de alimentos en muchos confinados, también están los que de manera organizada en colectivos juveniles, eclesiales, políticos y empresariales motivan a sus miembros y pares a aportar en la gran gesta solidaria con los afectados y damnificados con la pandemia. A nivel oficial en Yumbo, desde que se declaró la emergencia, han sido entregados más de 10.000 mercados con productos básicos para el sostenimiento de igual número de hogares.

La sociedad civil manifestada en personas naturales y agremiaciones, de manera proactiva asumen como propia la respuesta al llamado de tantas personas necesitadas. No son de los que se quedan siendo presas del pánico, o difusores de falsas noticias que roban la esperanza a sus congéneres o, más grave aún, endilgando supuestas culpas a gobernantes por la falta de celeridad en atender la ayuda humanitaria a quien la requiere.

Contra el contagio del covid-19, el contagio de la esperanza y la solidaridad
Las ayudas oficiales están focalizadas en los millones de pobres que existen en Colombia, siendo los que figuran en las bases de beneficiarios de los programas sociales como Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Colombia Mayor y Devolución del IVA, pero tenemos en nuestro país más de tres millones de hogares en condiciones de vulnerabilidad y pobreza y que no son destinatarios de ninguno de los programas sociales gubernamentales.

Para estos hogares que no figuran como beneficiarios de los programas sociales, el gobierno nacional ordenó un subsidio solidario de $160 mil para mitigar los impactos de la emergencia. Estos hogares, de los cuales hay muchos en Yumbo, son de personas que no tienen un trabajo formal o viven del día a día.

Sin embargo, la necesidad no da espera y los desembolsos no son tan rápidos como se quisiera, además los auxilios no alcanzan a llegar a todos. Por eso un grupo de entidades de Yumbo se han puesto en la tarea de motivar la solidaridad entre los vecinos para que muchos de los confinados que en tiempos de relativa normalidad productiva eran los vendedores ambulantes, los del transporte formal e informal, el lustrabotas, la o el estilista, los oficiales y ayudantes de construcción, los meseros, el voceador de prensa, recuperadores ambientales, los profesionales independientes y los habitantes en situación de calle, etc., todos ellos suplan las necesidades diarias.

No hay ningún yumbeño que no conozca a alguien que se ha quedado sin ingresos por estos días de pandemia: el que transportaba a sus hijos al colegio, la señora que por horas o al día mantenía limpia la casa y preparaba los alimentos, la señora de la esquina que vendía las arepas para el desayuno, o el que surtía el mecato para el refrigerio…

Por eso, este es el momento para que los yumbeños nos pongamos la mano en el corazón y apoyemos a otros en esta crisis con un mercado, una parte de lo que compremos para nuestras familias, lo que podamos donarles a esas personas. Para hacer efectiva esta solidaridad no hay que llevar los aportes a ningún sitio de acopio; cada quien ya conoce al necesitado y cumpliendo las normas establecidas para acatar el confinamiento preventivo obligatorio, un sólo miembro de cada familia podrá llevar el mercado o el bono para que lo haga efectivo en alguno de los supermercados de Yumbo.

POR ELLOS Y POR NOSOTROS APORTEMOS UN POCO DE LO QUE TENEMOS, COMPARTIR EN MOMENTOS DE CRISIS NOS HACE MEJORES PERSONAS Y NOS AYUDA A ¡SALIR ADELANTE JUNTOS!

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí