El 21 de Septiembre de 1939 los yumbeños alborozados asistían al acto solemne de Consagración del Templo Parroquial del Señor del Buen Consuelo. El acto estuvo presidido por el obispo de la diócesis de Cali, monseñor Luis Adriano Díaz, en compañía de fray Alfonso de la Concepción Peña.

Los yumbeños, agradecidos con el franciscano cartagüeño fallecido en Cali el 4 de diciembre de 1952, erigirían una estatua en el principal parque de la naciente ciudad. Este acto fue el 4 de diciembre de 1953, posible por la febril actividad de los fieles yumbeños que en tiempo record recogieron los recursos para demostrar perenne gratitud al mayor impulsor del progreso yumbeño.

Sin embargo, en vida de fray Peña, los vecinos de Santa Inés le testimoniaron su gratitud mediante un busto puesto en el parquecito de ese corregimiento, precisamente al frente de la capilla que él mismo quiso que existiera en el sitio.

Hoy día, quienes van de paso para La Cumbre, o quienes van a pasear a Santa Inés, pueden ver que ya en 1949 los yumbeños, en vida, agradecieron a fray Peña, que esa carretera y esa capilla fueran realidad gracias a su liderazgo.

Por: Juan de Dios Vivas-Satizábal.

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí