Test de clientelismo

0
1053

No hay consenso, entre los que saben del tema, sobre lo que es el clientelismo y probablemente pasará mucha tinta antes de que logremos una definición absoluta del término. Si bien sabemos que el Diccionario de la Real Academia Española se queda bastante corto en su única acepción: «Sistema de protección y amparo con que los poderosos patrocinan a quienes se acogen a ellos a cambio de su sumisión y de sus servicios», también hay que reconocer que el simple intercambio de recursos por votos no recoge plenamente lo que implica el clientelismo.

El fenómeno resulta tan complejo que los estudiosos del tema han llegado a proponer múltiples intentos de abarcarlo reconociendo finalmente, casi siempre, que la cosa parece ponerse enmarañada en la misma proporción en que se intentara desenredar la pita.

Ya en 1986 Eduardo Díaz Uribe advertía que semejante hazaña resultaría endemoniadamente peliaguda puesto que mientras «para unos se refiere al nombramiento de funcionarios públicos incompetentes; para otros a la compra de votos, al tráfico de influencias, al asalto de los fondos públicos o a la amoralidad imperante en la política y la administración pública».

Antes, en 1979, Fernando Cepeda Ulloa invitaba en un tono más bien pesimistoide a concebir el fenómeno «no ya como un vicio colombiano propiciado por un determinado sector del partido liberal, sino como uno de los fenómenos de la política aquí y en Cafarnaún» o mejor dicho, como apunta don Díaz, «en vista de que la política es una práctica universal, el clientelismo también lo es» aunque tenga sus particularidades en cada tierra, o sea en cada villa su maravilla. Otros en cambio, en tiempos más recientes, han encontrado suficientes elementos para adjudicar al Estado la cosa, ya sea por su centralismo, ya sea por su debilidad.

De cualquier manera, son cada vez menos —en las ciencias sociales y en la quiromancia— quienes se atreven a decir que conocen el tema como la palma de su mano. Y quien lo haga deberá revisar la palma de su mano y, por supuesto, su lengua.

Ahora bien, hay al menos dos cosas que sí parecen claras: llamar clientelista a alguien no es precisamente lo más amistoso; en consecuencia, nadie por más sensatez que presuma aceptará, con orgullo o cinismo, ser clientelista.

Es por eso que en vísperas del tristemente célebre Juicio de Paris, el prestigiosísimo Instituto de Clientelismología, Quiromancia y Psicología Vegetal diseñó un test para evaluar los niveles de clientelismo que hay en quien lo aplica y en su candidato de predilección (asumiendo, a mi juicio de forma autoritaria, que los candidatos preferirán no hacerlo).

Cabe aclarar que si bien el texto original constaba de tres partes, una de ellas —la primera— fue vetada por el Consejo de Censores; otra —la segunda— se perdió y se presume que fue destruida por la última erupción del volcán Etna y de la tercera hay que decir se tiene absoluta certeza de que nunca fue escrita. Precisamente a ésta última pertenece el fragmento que se ha filtrado hasta nuestros días y que hoy me permito reproducir a continuación.

Instrucciones

El test consta de siete preguntas cada una de las cuales vale por un punto y que deberán ser respondidas afirmativa o negativamente, así pues, en el caso de que la respuesta sea afirmativa se sumará un punto a la cuenta con excepción de la pregunta III, que tiene dos literales (a y b) cada uno de los cuales vale por medio punto, y de la pregunta VII, que vale por siete puntos, es decir, por todas las anteriores.
I. ¿Su candidato/a le ha ofrecido dinero?
II. ¿Su candidato/a le ha colaborado con recursos básicos? (Por ejemplo comida o mercado, uniformes, medicamentos o exámenes médicos, pago de recibos de servicios públicos, cuadernos u otros útiles escolares, materiales de construcción…)
III. ¿Su candidato/a le ha pedido que haga un listado o reúna a un grupo de personas que votarán por él/ella?
a) ¿Usted o su candidato/a ha ofrecido dinero a estas personas?
b) ¿Usted o su candidato/a le ha colaborado con recursos básicos a estas personas? (a los ejemplos descritos en la pregunta II añada: paseos).
IV. ¿Su candidato le ha colaborado ofreciéndole empleo a usted, a algún familiar o a algún amigo suyo a cambio de que vote por él/ella?
V. ¿Usted debe vender rifas para aportar al directorio de su candidato/a?
VI. ¿Usted debe dar parte de su salario, sueldo o pago para aportar al directorio de su candidato/a?
VII. ¿Su candidato ya ejerce algún cargo de poder popular?

Resultados

Ahora bien, ¿cómo evaluar sus resultados? Asumiendo que ha hecho el test de forma honesta, siga la siguiente tabla.
-De 0: Presénteme a su candidato/a, pero antes revise nuevamente su test.
-De 1 a 2: Usted y su candidato/a son medianamente decentes o lo aparentan muy bien.
-De 3 a 4: Yo de usted me preocuparía.
-De 5 a 6: Alarmante: debería considerar cambiar de candidato/a.
-7: Usted corre el riesgo de ser tan clientelista como su candidato/a.

Por Marlium Jamir Pérez para www.todosesupo.com.

Marlium Jamir Pérez

Marlium Jamir Pérez / Estudiante de sociología; Exparlamentario Nacional de Juventudes Liberales, miembro del colectivo Colombianos/as por la Paz, Exasambleísta Departamental de Juventudes Liberales del Valle del Cauca, miembro del Comité Ideológico de la Juventud Liberal Socialdemócrata (JLS).

Nota: Este es un espacio de opinión independiente y libre expresión donde se refleja exclusivamente las ideas del autor del artículo, por lo tanto, no compromete la posición de Los del Medio S.A.S. ni del portal todosesupo.com

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí