Nuestra memoria frágil

0
701

No es nada novedoso el encontrarle la cualidad de frágil a la memoria. Porque por naturaleza humana o, dado el caso, en el promedio general, el uso de nuestro cerebro y de nuestra inteligencia siempre ha sido mucho menor de lo que realmente podemos explotar. Científicamente se ha comprobado que se usan menos de lo que tenemos, y dejamos de realizar acciones, descubrimientos o desarrollos que, quién sabe, dónde nos tendrían en este sufrido pero amado mundo.

Y en el caso de la memoria es innegable que somos muy olvidadizos. Lo que sabíamos la semana pasada, es muy complicado que aún lo conservemos con nitidez a día de hoy. El saber de nuestra actualidad lo manejamos con una valoración aceptable, podría decirse que también ayudados por las redes sociales que nos mantienen informados, acertadamente o no, de lo que sucede.

Hay otros, claro está que lo que les pasa a su alrededor ni les va ni les viene. Pero bueno, en cuanto a los que sí les interesa, es sorprendente ver la manera de tener ese rápido entusiasmo en una noticia y a la vez ese rápido olvido de ella.

Es sorprendente como en una sola semana, y por citar un ejemplo, nos podemos sentir el lunes indignados y haciendo marchas por el miserable nuevo salario mínimo decretado por el presidente Santos; el miércoles, preocupados por la lesión de Falcao y que no vaya al Mundial de fútbol; el viernes, sorprendidos por el video que circuló de la Pastora Piraquive; y el domingo, aterrorizados con la situación en Venezuela…

Y al día siguiente, ya no nos acordamos de en cuánto quedó el nuevo salario en Colombia. Solo pasó una semana.

Así somos.

Por Boris Julián Abadía para www.todosesupo.com.

Boris Julián Abadía
Boris Julián Abadía, caústico escritor

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí