Del íbero tirano al demócrata mestizo

0
393

Por: Mahmoud ibn Marlium Jamir para www.todosesupo.com

I. Rito y protocolo

El pasado domingo, 27 de enero de 2019 de la era cristiana, los tres cabildos indígenas que tienen presencia en Yumbo eligieron y reeligieron a algunos de sus cargos más relevantes, entre ellos, a las gobernadoras del cabildo Yanakuna y Nasa —Alba Cecilia Palechor y Floralba Quiguapungo, respectivamente— y al gobernador del cabildo Wounaan Nonam —Ricardo Meza Chocho.

La ceremonia, en la sala de sesiones del Concejo Municipal, dio inicio con una parte ritual que invocó la presencia de «el abuelo fuego», y los espíritus de los ancestros, se agradeció y pidió perdón a «la madre tierra» y se dirigieron gestos de gratitud al sol, a la luna y al viento.

Por supuesto, y como era de esperarse, en el asunto protocolario, el señor alcalde se excusó —como lo ha hecho sistemáticamente con los requerimientos de las tres comunidades—, en cambio, envió a Heiller Jurado, director del Departamento de Planeación (delegado suyo por decreto), y otro del Programa Oportunidades Étnicas para la Inclusión, el señor Abelardo Tello.

Cabe agregar que los tres cabildos han insistido en el reconocimiento por parte de la alcaldía de Carlos Alberto Bejarano, primero por las vías diplomáticas y luego —como en abril de 2018— por vías de hecho, como tomarse pacíficamente las instalaciones del CAMY, pero de ello pretendo hablar con detalle en la siguiente oportunidad.

Foto Marlium Pérez para www.todosesupo.com
Luego de escuchar el himno a la Guardia Indígena en castellano y de entonar el Himno a Yumbo, cada pueblo, según sus usos y costumbres, invistió de responsabilidades a quienes habían elegido para tales cargos, hubo danzas y música de cada pueblo, ofrendas, colores y olores diversos…

Pero nada de esto existe, según expresa el concejal Villa, entre otros representantes de los yumbeños. Los indígenas son cosa del pasado y todo esto es una vil mentira. ¿Su evidencia? Supongo, casi todos los días intenta canta o intenta cantar —o al menos oye— la letra del himno a Yumbo. Su único cabildo posible es el Concejo, sus únicos indígenas posibles están distantes en espacio y tiempo y no son más que unos hombrecillos primitivos semidesnudos de marras.

II. El problema del himno

Un himno que tiene por base una marcha para redoblante y bronces y que inicia con el pronombre «vosotros» luego de una expresión «¡Oh…». Ambas tan ajenas a la jerga del yumbeño «trigueñito» —como suele decirse para describir a alguien que puede tener casi cualquier color de piel— no puede haber sido escrito por uno de los «hijos de Yumbo».

Ahora, lo del «nativo ascendente» de un tal cacique Jacinto, con un nombre tan hispánico como el de un protagonista de cuentos sobre gallegos, y María, ni se diga, «su cónyuge leal».

Ahora bien, suponiendo certero el hecho de que «derrotaron [a] los conquistadores» resulta supremamente raro que hubiesen adoptado la lengua del vencedor de la «altiva e indómita gesta» de la que no se tiene la más mínima evidencia, prueba o, siquiera, registro, mucho menos de que «no fueron esclavos de nadie» y muchísimo menos de que hayan llevado sus legiones, su raza y su fe desde «el ande» [sic] hasta el llano. ¿Cuáles legiones? ¿Cuál raza? ¿Cuál fe? ¿A quién quieren engañar?

Ese tal pueblo que «se ufana y altivo al concurso del mundo se empina» no es sino el de los criollos hijos más de la industria y los valores del capitalismo que del tal cacique Jacinto monógamo.

Más de un «penacho» —según el DRAE— de «Masa de aire sobresaturado de vapor de agua y que contiene a menudo contaminantes sólidos, líquidos o gaseosos, vertida a la atmósfera por una chimenea» o incluso de «Vanidad, presunción o soberbia» que del «Grupo de plumas que tienen algunas aves en la parte superior de la cabeza» o del «Adorno de plumas que sobresale en algunos cascos, morriones, tocados y cabezas de las caballerías engalanadas» inexistente, por lo demás, en los vestigios hallados por estas tierras.

El concho: Quizás el problema esté en que es más desconcertante tener que librar una batalla contra una supuesta democracia liberal que contra un íbero tirano. Después de todo son más cómodos unos hipotéticos ancestros indígenas con un triunfo fantasioso que reconocer los que hoy demandan los derechos que le corresponden.

De izquierda a derecha, Luz Ángela Criollo, Ubaldino del cabildo Nasa; Ricardo Meza, gobernador del Cabildo Wounaan Nonam; Heiller Jurado, director del Departamento de Planeación de Yumbo; Alba Cecilia Palechor, gobernadora del Cabildo Yanakuna; Floralba Quiguapungo, gobernadora del Cabildo Nasa; y Abelardo Tello, Programa Oportunidades Étnicas para la Inclusión. Foto Jamir Pérez para www.todosesupo.com

Mahmoud Abdlkhabir ibn Marlium Jamir, sociólogo yumbeño. Foto para www.todosesupo.com
Mahmoud Abdlkhabir ibn Marlium Jamir. Estudiante de sociología, miembro de «Colombianos/as por la paz» y del comité ideológico de «Juventud Liberal Socialdemócrata» (JLS). Exmiembro del Parlamento Nacional de Juventudes Liberales.

Los Dateados: este es un espacio de opinión independiente y libre expresión donde se refleja exclusivamente las ideas del autor del artículo; por lo tanto, no compromete la posición de Los del Medio S.A.S., ni del portal Todosesupo.com

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí