La Tropa fundadora…(A propósito de los 66 años de Bomberos Yumbo)

1
741

Por Juan de Dios Vivas-Satizábal para www.todosesupo.com
(Homenaje a sus fundadores; de manera especial para Alfredo Barona Otero, fallecido el martes 19 de marzo de 2019).

Cuando el voraz incendio que destruyó la casa de don Elías Sánchez Velasco en la Calle 7ª. entre Carreras 4ª y 5ª, Alfredo Barona Otero todavía era un adolescente, y fue uno de los tantos noveleros que en aquel día salieron a la calle. Aunque la novelería no fue tanta para él porque también le tocó recibir y pasar baldes con agua que la cadena humana traía desde el río Yumbo a dos cuadras y media, más abajo de la casa de Marceliano Bejarano y su esposa Elisa Isanoa.

Aquel día de ese lejano 1953, a contrapelo de lo que había aprendido en la escuela de que no se debe parar oreja en las conversaciones ajenas, Alfredo escuchó la charla de los mayores, preocupados con los cada vez más frecuentes incendios de las casas de techos pajizos del pueblo.

Y la casa de don Elías Sánchez Velasco fue una de ellas, y ardió la casa adonde fueron muchos yumbeños a estudiar en la época en que en Yumbo no había colegios de bachillerato y tiempos en que no todas las familias tenían dinero para que sus hijos se fueran para Cali, Buga o Popayán a continuar los estudios.

En 1953 el alcalde de Yumbo era Rafael Sánchez Tello; él se unió al dolor de su tío Elías al ver como las llamas consumían la casa. Casa en cuyo solar tantas veces jugó en su niñez Rafael con sus hermanos y desde donde fisgoneaban las representaciones de obras de teatro y las proyecciones de las primeras películas de cine mudo que llegaron a Yumbo a la casa de Teófilo Quintana cuyo frente daba a la plaza o Parque Belalcázar.

Resiliente, dirían los psicólogos de hogaño, el alcalde Sánchez Tello motivó a los yumbeños para que se creara un Benemérito Cuerpo de Bomberos, así como otras ciudades y pueblos lo estaban haciendo, y con más veras cuando Yumbo estaba ingresando a la Modernidad con su zona industrial. Su inquietud tuvo eco positivo en Jesús Alfonso Salinas, teniente de Bomberos Cali, y Miguel Milciades Pulido Osorio, unidad bomberil de Cali, ambos residentes en Yumbo.

Decreto de creación del Cuerpo de Bomberos de Yumbo. Foto Bomberos Yumbo para www.todosesupo.com

El 2 de abril de 1953 Rafael Sánchez Tello estampó su rúbrica como alcalde municipal en el Decreto 020, amparado en las Leyes 18 de 1848 y 12 de 1948, las mismas que habían dado vida jurídica a las instituciones bomberiles en Colombia. En ese decreto se designaron como integrantes de la Junta del Cuerpo de Bomberos de Yumbo a los ciudadanos Rafael Sánchez Tello, Marco Morales, Bernardo García, Ignacio Ferrerosa, Jesús A. Salinas, Oscar Martínez, Cenón Satizábal B., Pedro Sánchez Tello, José Ángel Bejarano, Legnel Rubiano, Jesús Cerquera, Luis Muñoz Díaz del Castillo, Arnulfo Gómez Lora y Pedro Pablo Mosquera.

Aquel era el grupo de personalidades de Yumbo que pasaron a la historia como los primeros oficiales de la benemérita institución. Pero se requerían de aquellos que habrían de ponerle el pecho a las llamas, a las emergencias, y entonces surgieron los nombres de muchachos yumbeños, “casi todos desempleados, vagos”, como jocosamente contaba Alfredo Barona Otero.

Junto a Alfredo Barona Otero, de apenas 17 años de edad, llegaron sus hermanos Guillermo y Leonidas; José Vicente Hurtado Muñoz, William Franco Uribe, Manuel Cifuentes, Luis Alfonso Arango, Alipio Valencia, Gabriel Pérez, Antonio Castillo, Arcadio Sánchez, Jaime Mera, León César Muñoz, Hernando Muñoz, Roberto Arias, Francisco Sánchez, Oscar Gómez Sánchez, Alfredo Barberan, entre otros. También los habría de acompañar Américo Echeverri y Miguel Pulido, unidad bomberil de Cali.

Con el paso de los años a este grupo de muchachos que salieron por los pueblos vecinos a recolectar fondos con tarros y a estar prestos para atender las emergencias que se presentaran en Yumbo, se les empezó a denominar la Tropa Fundadora del Cuerpo de Bomberos de Yumbo.

A los fundadores, a los que aparecen en el Decreto de creación de la institución, así como a los muchachos que con su empeño hicieron posible que el sueño de que Yumbo tuviera su Cuerpo de Bomberos, se les rinde homenaje. Poco a poco van desapareciendo físicamente, pero siguen vivos en los centenares de jóvenes y niños que han estado, están y seguirán llegando a Bomberos Yumbo y que siguen engrandeciendo esta benemérita institución.

Último toque de sirena…
Alfredo Barona Otero, nacido en Cali el 22 de febrero de 1936, hijo de Leónidas Barona Peláez y Dolores Otero Núñez. Desde muy joven vivió en Yumbo y formó parte del primer contingente de los que respondieron al llamado para conformar el Cuerpo de Bomberos en abril de 1953.

Será recordado por los yumbeños porque además fue el operario de la motoniveladora del Municipio de Yumbo, en los años 60 y 70, antes de pasar como obrero de la empresa Cementos del Valle, empresa donde se pensionó.

Alfredo era conocido con el sobrenombre de Pichi, y así cariñosamente le decían casi todos los yumbeños. Contaba él que el sobrenombre se lo puso Sergio “Popocho” Díaz una noche en que un gran número de muchachos yumbeños salían de cine del Teatro Belalcázar.
Aquella noche Sergio se quedó viendo a Alfredo y dijo: ¡Ve, este es idéntico a El Pichi!

Habían acabado de ver actuar a Freddy Fernández “El Pichi”, al lado Evita Muñoz “Chachita” y Pedro Infante en la película Ustedes los ricos.

El parecido de Alfredo en su juventud con el actor mexicano Freddy Fernández le hizo acreedor al sobrenombre de “Pichi”. Foto tomada de internet y archivo www.todosesupo.com.

Dé click para leer nuestra crónica Apuntes para una historia del Cuerpo de Bomberos de Yumbo.

 

Dejar un comentario

UN COMENTARIO

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí