M.F.T.

0
361

Por Mahmoud A. ibn Marlium Jamir para www.todosesupo.com
El populismo surge como una forma de gobierno que rara vez o casi nunca ha coincidido con el comunismo (que es un modo de producción). Tratar indistintamente uno u otro concepto, como si fueran lo mismo, deja un tufillo de desconocimiento, falta de interés en el tema o una intención de conducir el debate hacia ciertos pantanos.

En Latinoamérica se dio una oleada de gobiernos populistas justo entre una serie de intentos de gobiernos socialistas y la oleada de dictaduras que empezó y terminó con el General Augusto Pinochet en Chile. Curiosamente a Colombia no llegó ni el populismo, ni un intento de gobierno socialista, ni una dictadura estrictamente hablando. Lo que sí hubo, como en Perú, fue un prolongado gobierno neopopulista de derecha en cabeza de cierto Expresidente y actual Senador.

Sólo había que ver en los así llamados Consejos Comunitarios, cómo se manejaba al país como una hacienda (rasgo propio del populismo), y cómo, cual capataz de finca el Presidente de la República, regañaba o felicitaba a los funcionarios de aquel gobierno en público mientras la multitud aplaudía. Porque en el populismo se trata de reducir las distancias entre el salvador y el pueblo, quitando o saltándose a las estorbosas instituciones del Estado.

Curiosamente son los adeptos y defensores más acérrimos del uribismo quienes hoy pretenden descalificar a todo lo que se menee, echando en el mismo saco del comunismo desde Claudia López —que tiende a ser de derechas— hasta los miembros de la FARC, pasando por Gustavo Petro y, más descabellado aún, por Jorge Enrique Robledo.

Así, no consiguen más que enfrentarse a un rival que creen o quieren creer monolítico, homogéneo y con el mismo proyecto de país cuando a leguas se sabe que no es así, puesto que sus ideologías les hacen estar regados, como verdolaga, por todo el espectro político. Se enfrentan al fantasma del comunismo, pero como dice Antonio Caballero: aquí ha habido anticomunismo antes de que lo hubiera y lo sigue habiendo hoy que —en términos prácticos—- ya no existe, al menos como una amenaza latente o manifiesta para sus intereses.

El concho: Al incurrir en esta construcción tan endeble —como le insinuaba Marcos Mundstock a Daniel Rabinovich— no se está más que «razonando fuera del recipiente», o meando fuera del tiesto.

Mahmoud A. ibn Marlium Jamir. Sociólogo yumbeño.
Mahmoud A. ibn Marlium Jamir. Sociólogo. Exmiembro del Parlamento Nacional de Juventudes Liberales. Excandidato al Consejo Directivo del Instituto del Pensamiento Liberal. Exsecretario de la Dirección Municipal Liberal de Yumbo. Corista y serenatero. Ópera, libros, café y tabaco.

Los Dateados es un espacio de opinión independiente y libre expresión que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores del artículo; por lo tanto, no compromete ni el pensamiento ni la opinión de Los del Medio S.A.S., ni del portal Todosesupo.com

Dejar un comentario

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí