El yumbeño Víctor Manuel Bastidas Valencia, otra de las mentes brillantes del Valle

1
4609

A propósito del protagonismo de la caleña Diana Trujillo, jefa del equipo de ingeniería del brazo robótico del Perseverance de la Nasa, que recorre Marte desde la semana pasada, salieron a la palestra las mentes brillantes del Valle del Cauca que hacen ciencia alrededor del mundo. En una interesante y esperanzadora crónica el periodista Santiago Cruz Hoyos, publicada en el diario El País de Cali (Páginas A10 y A11, edición del domingo 28 de febrero) presenta seis mentes brillantes surgidas en el Valle del Cauca, que trabajan en varios campos de la ciencia.

Entre esos científicos está el yumbeño Víctor Manuel Bastidas Valencia, el del barrio Simón Bolívar y que estudió en el Colegio Industrial José Antonio Galán, se hizo físico en la Universidad del Valle. Emigró a Alemania y en la Universidad Técnica de Berlín se doctoró en Física Teórica, luego obtendría su primer posdoctorado; el segundo lo lograría en Singapur. En la actualidad adelanta investigaciones de física cuántica en Japón.

Por ser un motivo de orgullo para los yumbeños, reproducimos de la crónica “El ‘Valle’ de las mentes brillantes” lo que el periodista Santiago Cruz Hoyos escribe de Víctor Manuel Bastidas:

Víctor Manuel Bastidas Valencia es, literalmente, un adelantado a Colombia. Lo llamo a las 8:00 de la noche de un miércoles y él contesta el jueves, a las 10:00 de la mañana, en Japón. Trabaja en la empresa de telecomunicaciones Nippon Telegraph and Telephone (NTT), en una división llamada NTT Basic Research Laboratories.

Víctor es físico. Se enfoca en hacer investigaciones con aparatos tan extraños como los computadores cuánticos. También realiza investigaciones que han sido publicadas en las revistas científicas más prestigiosas del mundo como Science Advances. Una de esos estudios se lo dedicó a su profesor del bachillerato, Francisco Wuman: Teoría del Metamorfismo Cuántico.

Víctor nació en Yumbo en 1983, y estudió en el Colegio José Antonio Galán. Sus profesores Francisco Wuman, Walter Montes y Phanor Gómez se encargaron de que se enamorara de la física, sin importar que no tuviera plata para estudiar la carrera: apenas la pensión de un salario mínimo de su mamá. Tanto Wuman, como el colegio, reunieron para pagar su matrícula en Univalle. De ahí su cariño por “el profe”.

Para ahorrar, Víctor llegaba a las clases de cálculo montado sobre las pipas de gas que distribuían en Cali los vehículos que salían desde Yumbo a las 5:00 a.m. Lo dejaban en el Batallón Pichincha, y de ahí caminaba hasta la universidad.

Una vez se graduó, aplicó a una beca en Alemania para cursar un doctorado en transiciones de fases cuánticas. No pagó un peso por estudiar allá. Luego hizo dos posdoctorados más, uno en Alemania y otro en Singapur, hasta que, en 2017, lo contrataron para hacer investigaciones en la empresa japonesa.

Cuando leyó las entrevistas que le hicieron a la ingeniera aeroespacial Diana Trujillo, se sintió identificado con su propia historia.
– Toda la vida amé la física y fue ese amor lo que hizo que superara las dificultades que tuve en Colombia para encontrar una oportunidad en mi campo. No se debe escoger una carrera por plata. Hay que seguir la pasión que se tenga, sea físico o panadero, o lo que sea. Como la doctora Diana Trujillo, yo no sabía inglés cuando salí del país, y viajé a Alemania a hacer mi doctorado. Aprendí primero el alemán que el inglés. A veces se piensa que para estudiar en el exterior se requiere tener un montón de plata y saber varios idiomas y no es así. Basta soñar.

Las otras mentes brillantes
El resto de hombres y mujeres de ciencia que resalta el cronista Santiago Cruz Hoyos en su artículo “El ‘Valle’ de las mentes brillantes”, son los siguientes:

Cristhiam Rojas Hernández, quien, en el MD Anderson Cáncer Center en Texas, es uno de los investigadores principales de un estudio clínico sobre el efecto de los anticoagulantes para tratar la infección por Covid–19.

Hever Moncayo, investigador en Embry-Riddle Aeronautical University, Florida (USA). Desarrolla sistemas para lograr que drones, aviones y naves espaciales sean más autónomos e inteligentes y no dependan de un operador en tierra.

Jaime Cantera, uno de los oceanógrafos más reconocidos del país, secretario técnico en la comisión encargada de estudiar los océanos en la Misión de Sabios que convocó el presidente Iván Duque. Después de ser uno de los primeros colombianos en hacer investigación en la Antártida y la región Subantártica, coordinó el proyecto de Uruguay y Argentina para hacer la protección ambiental del río de la Plata, regresó a Univalle, donde fue jefe del Departamento de biología, decano, vicerrector de investigaciones y hoy se dedica a la docencia y a investigar lo que ocupa la mitad de Colombia, el mar.

María Adelaida Gómez, una de las científicas que más conoce sobre leishmaniasis en Colombia. Es la coordinadora del laboratorio de bioquímica y biología molecular del centro Cideim (Centro Internacional de Entrenamiento e Investigaciones Médicas).

María Francisca Villegas, directora del centro BioInc de la Universidad Icesi, junto a otros científicos como Paola Caicedo, busca descubrir fármacos con productos naturales de la biodiversidad colombiana para tratar el covid.

Marcela Arrivillaga, directora de la Oficina de Investigación y Desarrollo de la Universidad Javeriana. Durante su carrera ha trabajado en VIH-Sida, realizando estudios de seroprevalencia en hombres que tienen sexo con hombres. También diseñó una metodología para medir el acceso a los servicios de salud usando como fuente los hogares y no las EPS, sobre todo porque el 70 % de las tutelas por violaciones al derecho a la salud tienen que ver con barreras al acceso a los servicios. lidera el desarrollo de un dispositivo llamado Citobot, que facilita la detección del cáncer de cuello uterino, y participa en un estudio para implementar en el país la profilaxis pre exposición al VIH-Sida, una terapia que permite, a base de medicamentos antiretrovirales, que las personas que no están infectadas con VIH, pero conviven con quien sí lo esté, prevengan el contagio. (…)

(Víctor Manuel Bastidas Valencia ha tenido la deferencia con todosesupo.com al compartirnos artículos que hemos publicado en esta plataforma: De Maxwell y otros demonios y Jugando con un trompo cuántico , publicados en mayo del 2013 y abril del 2014, respectivamente).

Víctor Manuel y su esposa Yoko Sato en una de sus visitas a Yumbo. Le acompaña el director de todosesupo.com. Imagen archivo personal.

Dejar un comentario

UN COMENTARIO

  1. Faltó mencionar que Víctor estudió una maestría en Física en la Universidad del Valle y viajó con otro yumbeño a estudiar a Alemania, Vicente Leyton. Víctor además de ser un notable profesional y orgullo para nuestras generaciones, es un gran ser humano, lleno carisma, buen humor y empatía. Una persona muy íntegra. Abrazos y gracias Juan por resaltar los buenos talentos y ejemplos de nuestra región.

DEJAR UNA OPINIÓN

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí